Concepto de intangible

La palabra intangible está compuesto por los siguientes términos de origen latino: el prefijo de negación “in” y el adjetivo “tangibilis” a su vez derivado del verbo “tangere” que significa “tocar”.

Lo intangible es aquello que no podemos tocar por carecer de materia o cuerpo, por ejemplo: “Aunque sea intangible, tu amor es más real que todo lo que pueda ver y tocar, y más fuerte que la roca más pesada”, “No todo en la vida es material, las ideas son muy importantes y son intangibles” o “Si tienes un buen proyecto en tu mente, lo intangible podrá transformarse en una hermosa y visible obra en corto tiempo”.

En términos contables, se denomina activo intangible a aquella masa de bienes que no son físicos pero que producen beneficios o ganancias, como por ejemplo las marcas y patentes, los derechos de autor o las llaves del negocio. Tienen la ventaja de no ser objeto de tributación.

En la religión, es Dios un ser intangible y omnipresente pero cuya presencia para los creyentes es incuestionable. Cristo, el Hijo de Dios para el cristianismo se materializó y se hizo tangible para vivir entre los hombres y salvarlos.

Quienes aceptan la existencia del alma, la consideran intangible e imperecedera a diferencia del cuerpo que la envuelve, que es mortal y tangible.

En la filosofía platónica se distinguían dos mundos: el tangible, imperfecto y finito compuesto por las cosas que vemos y tocamos, y otro mundo perfecto e ideal, intangible y eterno, del cual lo tangible es solo una copia. En el mundo intangible de las ideas, reposa para Platón, el conocimiento verdadero. Participamos de ese mundo antes de nacer y retornamos a él cuando morimos.