Concepto de ínfimo

Es en el latín “infimus” donde hallamos el origen etimológico del adjetivo ínfimo, designando lo que está por debajo de todo. Lo ínfimo es lo más pequeño, lo más mínimo e insignificante de algo. Puede estar referido a su cantidad, a su calidad, o a ambas cosas, de seres animados o inanimados.

En general designa algo malo o poco importante, por ejemplo: “No compres esa ropa barata, es de ínfima (mala) calidad”, “Tu amor hacia mí es ínfimo (casi nulo) no soporta la menor adversidad”, “Tu esfuerzo por obtener trabajo es ínfimo (demasiado poco) así jamás lo conseguirás y seguirás dependiendo de tus padres”, “El presupuesto destinado a educación es ínfimo (insignificante) por eso no se logran los resultados esperados”, o “Mi sueldo es ínfimo (muy escaso) solo me alcanza para los primeros días del mes”.

Cuando los rendimientos de una empresa son ínfimos, se debe hacer un cambio de estrategias, pues de seguir en ese nivel, puede conducir a su cesación de pagos, ya que las empresas tienen gastos y se deben afrontar con ingresos cuantiosos o al menos significativos, además de poseer el fin de obtener ganancias.

Sin embargo, en ocasiones, lo ínfimo puede resultar positivo, cuando lo que es muy escaso, es lo malo y abunda lo bueno: “Es ínfimo el nivel de desempleo en este país”, “Este río solo tiene una ínfima contaminación”, “El índice de mortalidad infantil es ínfimo”, “Mis dudas con respecto a los contenidos del examen son ínfimos, por lo tanto creo que aprobaré”, “Es ínfima la suciedad que hay en esta ciudad” o “Es ínfima la gente que opta por el delito”.

En otros casos no tiene connotación valorativa: “Las patas de la hormiga son ínfimas”, “El tamaño de los granos de arena son ínfimos”, "La célula es la más ínfima porción de los organismos vivos".

En Matemática, dado un conjunto de elementos ordenados, el elemento ínfimo es la menor cota inferior.