Concepto de inverso

Inverso es un adjetivo que nos llegó desde el latín “inversus”, vocablo integrado por el prefijo de interioridad “in” y por “versus”, en el sentido de aquello que está dado vuelta.

Lo inverso es aquello contrario u opuesto a otra cosa, ya sea en su posición, en su orden, en su sentido, en su contenido, etcétera. Es un concepto relativo, pues siempre se es inverso en relación a algo.
Ejemplos: “Quise dirigirme hasta tu casa por el camino que me indicaste, pero lo hice en sentido inverso, y me perdí”, “En vez de ordenar las cajas de menor a mayor, lo hice en sentido inverso de mayor a menor”, “Desajusta esta tuerca, girándola en sentido inverso a las agujas del reloj” o “Tus ideas son inversas a las que me expresaste el año pasaste, veo que has cambiado diametralmente de opinión”.

Inverso en Matemáticas

Un número se considera inverso a otro, cuando se obtiene la unidad como resultado de multiplicarlos, por ejemplo: 5 x 1 ÷ 5 = 1 . El número que no tiene inverso es el 0.

En las fracciones, una es inversa de otra, cuando tienen intercambiados su numerador y denominador, por ejemplo 1/2 y 2/1 son fracciones inversas.

En la adición, el inverso de un número, es su opuesto, de tal modo, que al sumarlos el resultado da 0, por ejemplo: 6 + (-6) = 0.

Relaciones con magnitudes inversamente proporcionales

Son aquellas, en las cuales cuando una aumenta, la otra disminuye de modo proporcional y viceversa. Por ejemplo: “El aumento de salarios es inversamente proporcional al nivel de la pobreza”, “El aumento del delito es inversamente proporcional a la cantidad de efectivos que hagan el control policial” o “La salud de la población es inversamente proporcional a la contaminación ambiental”.

Psicología inversa

La psicología inversa es una técnica propia de conductismo, que intenta obtener un resultado, proponiéndole al sujeto que haga lo contrario. Se basa en la tendencia natural a hacer aquello que está prohíbo, entonces, al declarar como permitida la acción que se quiere desestimar, el individuo no se tentará a realizarla, y hará lo opuesto, considerado correcto, que es lo que ahora resulta prohibido.

No siempre resulta, esto dependerá de la personalidad de cada uno, y de su tendencia a hacer lo contrario a lo establecido, por ejemplo: “No te acuestes hoy temprano, total mañana seguro te despiertas a tiempo igual”, “Está bien si no haces tus tareas escolares, a mí no me afectarán las consecuencias” o “Creo que ir de paseo antes que cumplir las obligaciones es positivo; así que si quieres puedes hacerlo”.