Concepto de raya

La palabra raya es homófona. Por un lado, derivada del latín “radia” designa una marca lineal, y por otro, del latín “raia”, la raya es un pez.

En el caso de raya como línea o sucesión de puntos, puede ser recta o curva y ser ocasionada por diversos motivos, intencionales o accidentales: “Me gusta escribir en una hoja con renglones, así las rayas me ayudan a que mi escritura quede alineada”, “Juan me rayó el cuaderno cuando se enojó conmigo”, “Me levanté con una raya marcada en mi rostro por el apoyo en la almohada” o “la cirugía me dejó una fea raya roja como cicatriz”.

Como la raya es una línea, muchas veces se emplea para designar a los límites fronterizos, por ejemplo entre España y Portugal; y ente Cuzco y Puno, que son departamento peruanos.

La Raya, es una pedanía (entidad autónoma) de España, ubicada en Murcia, cuya fundación data del año 1545. Su superficie tiene una extensión de 2,901 km², y la población es de algo más de 2.200 habitantes.

La expresión “pasarse de la raya” significa que se han excedido los límites legales o éticos en una acción, transgrediendo alguna norma. Ejemplos: “Te has pasado de la raya al insultar a tu padre”.

Como signo de puntuación, la raya, es una línea de dimensión pequeña (—) pero mayor que el signo menos (–) y que el guión (-). Este último se usa para separar palabras en sílabas o integrar palabras compuestas. La raya se usa para encerrar en un texto, aclaraciones o comentarios o para indicar en un diálogo, la participación de cada personaje. No aparece en forma expresa la raya en el teclado de los ordenadores.

En el sentido de pez, la raya (del orden de los rajifornes) posee un cuerpo aplanado y cartilaginoso y puede encontrarse en los mares de casi todo el planeta, siendo de la familia de los tiburones. En general las rayas se alimentan de crustáceos y de moluscos. Sus dientes pequeños están soldados entre sí. Su cola es larga y afilada. Para desplazarse cuentan a cada lado de su cuerpo, con dos aletas triangulares. Algunas poseen un aguijón venenoso, ubicado en el primer tercio de su cola, lo que resulta muy peligroso, pues atacan cuando se sienten amenazadas, aunque, en general, no resulta mortal su veneno para los humanos, siendo una excepción, lo que le ocurrió al cazador de cocodrilos, Steve Irwin, que pereció por esa causa. Su especie de mayores dimensiones es el mantarraya, que puede medir hasta cinco metros y no tienen aguijón venenoso.