Concepto de recobrar

La palabra recobrar, se derivó del latín “recuperare”, en el sentido de volver a tener lo que alguna se tuvo (cosas materiales o inmateriales) y se perdió por algún motivo.

Son muchas las cosas que se pueden recobrar, o, al menos, es posible intentar hacerlo o esperar que eso ocurra, salvo las que no pueden regenerarse, pues su existencia acabó.

Ejemplos de recobrar cosas materiales: “Recobré el dinero que le había prestado a mi vecino luego de años de estar reclamándoselo”, “Recobré mi casa luego de un largo juicio, donde demostré que efectivamente había pagado por ella, pero me estafaron con la documentación”, “Pude recobrar la bicicleta que me habían hurtado, pues publiqué la foto en las redes sociales y una persona la reconoció y denunció al ladrón quien fue obligado a devolvérmela” u “Ojalá pudiera recobrar las fotos que se destruyeron cuando la inundación las arruinó por completo. Eran el testigo fiel de mi hermosa infancia y juventud, pero eran antiguas y no tengo modo de volver a tenerlas”.

Las cosas, que nos han quitado ilegalmente, pueden recobrarse por diversos medios, estando la justicia a disposición para solicitar su intermediación para hacerlo, tras realizar la correspondiente denuncia. No está avalado que se recobre lo que nos han quitado usando la violencia, salvo que sea en el momento del hecho y por medios equivalentes al ataque, lo que se justifica como legítima defensa. Ejemplos: “Para recobrar el dinero que me robaron, hice una denuncia aportando datos de los hechos y del sospechoso” o “Fue preso por intentar recobrar lo que le habían robado dos meses atrás, yendo a la casa del delincuente, donde entró sin permiso, violentando la puerta para recuperar sus pertenencias”.

Ejemplos de recobrar cosas inmateriales: “Quisiera recobrar mi fe en Dios, pero sufrí tanto que dudo poder volver a creer en Él”, “Voy a intentar recobrar mi salud siguiendo todas las indicaciones del médico”, “Recobrar el amor de mi esposo será difícil luego de que lo traicioné, pero pondré mi empeño en lograrlo”, “Cuando corrí la maratón, debí parar unos minutos para recobrar el aliento” o “Me asusté cuando vi entrar a aquel gigante perro por mi puerta, hasta que vi que lo traía mi hermano atado con una correa y que era muy manso, pero tardé varios minutos en recobrarme del susto”.

La vida es imposible de recobrarse una vez que se ha perdido, salvo que suceda un milagro, como los relatados en La Biblia por obra de Jesús, en lo que creen los cristianos.