?>

Concepto de languidez

Languidez es la cualidad (la designa el sufijo “ez”) de lánguido, del latín “languidus” que califica a quien es muy delgado y falto de fuerzas. Quien tiene languidez presenta externamente palidez, ausencia de vigor y peso menor al medio de acuerdo a la edad, sexo y contextura del sujeto. Podemos verlo pararse en posición inestable, alicaído y flojo.

Los actuales parámetros de belleza consideran la languidez como un ejemplo estético, y así vemos delgadísimas jóvenes, mostrándose en las pasarelas con sus lánguidos cuerpos, que provocan la envidian de otras muchachas; que no asocian esa languidez a enfermedad. Algunas personas son lánguidas por naturaleza, pero otras, deben restringir demasiado su dieta para lograrlo, y eso no es para nada saludable, además de que la languidez como sinónimo de belleza es solo una cuestión de moda, que en este caso es sumamente peligrosa, y puede llegar a ser fatal.

Como estado anímico la languidez se manifiesta en apatía, falta de energía y tristeza: “Siento mucha languidez al levantarme y necesito urgentemente desayunar para recobrar mi ánimo” o “Tras estar tanto tiempo enfermo necesito empezar a recuperarme pues padezco una tremenda languidez”.

La falta de sueño, el estrés, el exceso de trabajo, una alimentación insuficiente, o trastornos de la misma como la anorexia, la depresión, problemas gastrointestinales, enfermedades infecciosas o endócrinas, como el hipotiroidismo, etcétera pueden ocasionar languidez.

En la Literatura, el lánguido caballero retratado por Cervantes, don Quijote de la Mancha, por ejemplo, contrasta su figura, pícaramente, con la obesidad de su escudero Sancho Panza.

El poemario “Languidez”, con versos lleno de desesperanza ante el amor que se presenta hipócrita y transitorio, pertenece a la poetisa Alfonsina Storni en 1920, que fue dos veces premiado.

Por extensión se dice que es lánguido todo aquello que es poco divertido o falto de expresividad y entusiasmo: “La charla se tornó lánguida y monótona cuando mi prima se fue, ya que ella es el alma de toda reunión; es pura simpatía”.