?>

Concepto de restitución

La palabra restitución, del latín “restitutio” hace referencia a la acción y efecto de restituir que procede en su etimología del latín “restituere”, término integrado por el prefijo de regresión “re” y por “statuere” en el sentido de colocar. La restitución implica volver a colocar o poner algo material o inmaterial en su estado anterior: “Restituí el cuadro de la sala, que había sacado para restaurarlo, quedó muy bonito”, “Mi jefe me restituyó en el empleo cundo comprendió que el error que cometí fue involuntario” o “Mi madre me restituyó su confianza al ver los profundos cambios que experimenté en mi conducta”.

Es un concepto muy utilizado en Derecho cuando a alguien le han hurtado o robado una cosa, y entonces la demanda civil trata de recomponer la situación, devolviendo el objeto a su legítimo dueño. De no ser posible se le otorga una compensación equivalente en dinero: “Han sido restituidas las alhajas robadas al dueño de la joyería”. También en las situaciones en que un negocio jurídico sea declarado nulo judicialmente, en cuyo caso se restituye todo lo entregado por ese concepto: “La compra venta ha sido anulada pues el vendedor era un menor de edad, por eso tuve que restituirle lo que me vendió”. En la antigua Roma, los menores que tenían entre 14 y 25 años gozaban de una protección especial que era la “in integrum restitutio” o sea una restitución íntegra, que consistía en retraer los efectos del negocio, como si nunca hubiera existido si alguien se hubiera abusado de la poca experiencia del joven, para estafarlo.

La restitución de identidad hace referencia a aquellos casos donde las personas han sido privadas ilegalmente de su vinculación con su familia de sangre, mintiéndoles acerca de su origen. En Argentina, la agrupación “Abuelas de Plaza de Mayo” lucha por devolverles o restituirles la identidad a muchos niños, que durante la dictadura militar de 1976, les fueron arrebatados a sus padres y crecieron con familias que se los apropiaron y no les contaron nada sobre su verdadera familia. En muchos casos quienes los criaron fueron los asesinos de los padres biológicos de esas criaturas, que hoy ya son adultos.

La restitución de menores ocurre cuando un padre se lleva a su hijo fuera del país donde habitualmente el niño reside, sin permiso del otro padre, o que a pesar de tener permiso no lo hayan traído en el tiempo pautado. En la Convención de La Haya sobre restitución internacional de menores, se considera menor a esos efectos, a todo niño de menos de 16 años, a quien se le asegura su derecho de residencia en su país habitual y el derecho de visita a ambos padres.

La restitución de sus tierras es una antigua demanda de los pobladores originarios del territorio americano a quienes la conquista les arrebató sus legítims propiedades.