?>

Concepto de sesgo

Sesgo es la acción y el resultado del verbo sesgar, que procede en su etimología, del latín “sessicare” en el sentido de calmar o sosegar, aunque luego, desde el siglo XVI, fue perdiéndose este significado para tomar el de cortar en forma oblicua.

El sesgo pasó a tener entonces el significado de algo oblicuo, o que presenta alguna inclinación o torcimiento. Por eso se usa en varios contextos para referirse a las direcciones que pueden tomar ciertas ideas, pensamientos, actitudes o asuntos. Ejemplos: “El pensamiento del general José de San Martín, tiene un sesgo patriótico, solidario y de hermandad latinoamericana”, “Mi negocio tiene un sesgo cooperativo” o “Tu actitud, tiene un sesgo egoísta, ya que solo piensas en ti”.

Las ideas o pensamientos sesgados, ven un solo lado de la realidad, un costado o parte de la misma, y por lo tanto carecen de imparcialidad.

En Estadística, el sesgo es un error en los resultados de un estudio científico, que puede deberse a la incorrección en la recolección de datos, la identificación de sus variables e indicadores, las muestras, la recolección de información, la interpretación de los resultados, etcétera.

En Astronomía, existe el sesgo de Malmquist (llamado así por el astrónomo sueco que lo formuló, cuyo nombre era Gunnar Malmquist y vivió entre 1893 y1982). Este sesgo se refiere a la observación de los cuerpos celestes, descubriéndose que dejan de detectarse las fuentes de mayor debilidad, cuando aumenta la distancia. Al crecer la distancia será menor la cantidad de galaxias de menor brillo que podamos apreciar.

En Electrónica se conoce como sesgo del reloj a la desviación que se produce en los dispositivos que se destinan a medir el tiempo.

En Psicología un sesgo cognitivo es una desviación o distorsión en el pensamiento lógico o racional, que lo torna confuso e irracional, y surge de intuiciones o por influencia de las emociones, del pensamiento social o por atajos de la mente. Se procesan algunos de los estímulos que recibimos como información, descartando otros, que podrían ser significativos, y de no tomárselos en cuenta podría hacernos caer en el error. Para la vida cotidiana nos permiten resolver pequeños problemas de modo rápido; pero en decisiones importantes es mejor tomar en cuenta toda la información disponible para emitir un juicio o tomar una decisión más racional, y por ende, con menos posibilidades de error.