Concepto de tremendo

La palabra tremendo es un adjetivo que nos remonta, al buscar su etimología, al latín “tremendus”, que es, a su vez, participio activo y futuro del verbo “tremere” cuyo significado es "temer"; por eso tremendo, hace referencia a algo que causa terror y espanto. Ejemplos: “Fue tremendo ver entrar, de repente, a dos personas armadas en el salón de fiestas, amenazándonos con matarnos si no les entregábamos todas nuestras pertenencias” o “Es tremendo advertir como la enfermedad avanza y me va dejando sin fuerzas”.

Pero también se aplica el calificativo de tremendo para aquello que nos causa asombro por su dimensión y alcance, ya sea con connotaciones positivas o negativas: “Es tremendo el amor que siento por ti, daría cualquier cosa por estar siempre a tu lado”, “Es tremendo observar los avances que tiene mi hermano en su maduración, tiene solo tres años y ya lee y escribe”, “Fue tremendo advertir como la crisis y la inflación depreciaron nuestros salarios”, “Se armó un lío tremendo cuando quisieron concretar las medidas de desalojo y los habitantes del inmueble se resistieron a desalojarlo”.

Ambos significados, el de terror y magnitud, pueden estar reunidos en un mismo hecho, por ejemplo: “Un terrible incendio, de enormes proporciones, obligó a los asistentes al recital a huir espantados del lugar”.
También se usa para referirse a alguien que es muy inquieto, desobediente y ruidoso: “Mi cachorro es tremendo, rompe todo y ladra sin parar”, “Mi vecino es tremendo, pone la música a todo volumen” o “Mi pequeño hijo es tremendo, no se queda quieto ni un segundo”.

En Música, el rapero, Enrique López Guerrero, nacido en Barcelona (España) es conocido en el ambiente y por el público, con el nombre de “Tremendo”.

En la década de 1980, en Argentina, tuvo gran éxito el grupo de música pop, “Tremendo”, nacido como contrapartida del portorriqueño “Menudo”. Lo integraban cinco adolescentes: Walter, Marito, Teo, Darío y Gustavo, que debutaron en el programa televisivo “Sábados para la bondad”. Su primer y exitoso disco fue “Rock en la piel”, y el segundo “El mundo que inventamos”. A partir de entonces, su carrera continuó en Brasil, donde grabaron dos discos en portugués. Al retornar a Argentina, filmaron la película “Las aventuras de Tremendo”, bajo la dirección de Enrique Cahen Salaberry, en 1986. “Busquemos el amor” fue su cuarto y último disco.