Concepto de urinario

Al latín hay que recurrir para encontrar el origen etimológico de la palabra actual urinario y es que ésta procede de urina que vendría a traducirse como orina. Un término el que nos ocupa que cuenta con varios significados, sin embargo, el más generalizado es aquel que viene a utilizarse para decir que algo pertenece o tiene que ver con la orina.

En este caso concreto, el término urinario, oficia como un adjetivo con el que no sólo nos referimos a la citada orina sino también a todos aquellos órganos del cuerpo por los que ella transcurre hasta llegar a ser expulsada de manera definitiva.

El aparato urinario tene la función las sustancias líquidas que no le sirven al cuerpo, de la sangre para lograr expulsarlas en forma de orina, que se origina en los túbulos renales, se acumula en los riñones y pasa por los uréteres a la vejiga, donde luego de acumularse sale por la uretra. También el sistema urinario, elimina aquellos liquidos que si bien cumplen una función beneficiosa para el buen funcionamiento orgánico, están en exceso, por ejemplo el agua y la sal. Los riñones y los uréteres componen el aparato urinario alto, mientras que el bajo o inferior se integra por la vejiga y la uretra.

Con esta acepción que hemos expuesto también está muy relacionada otra que viene a emplearse para definir a todos aquellos lugares o espacios que han sido construidos y puestos a disposición del público para que en ellos puedan orinar.

En este caso, encontraremos urinarios en espacios de ocio tales como teatros, cines o cafeterías. Un ejemplo de frase utilizando este significado puede ser: “Se perdió el inicio de la segunda parte de la representación teatral porque tuvo que ir urgentemente al urinario”.

A pesar de ello también se le da el nombre de urinario al retrete en sí, y más concretamente se les conoce como tal a todos aquellos citados retretes que están adosados a la pared y que están destinados para el uso exclusivo de los hombres.

Buscar otro concepto