Concepto de autómata

Autómata, es una palabra cuya etimología nos remonta al griego αὐτόματος (léase “autómatos”) que puede traducirse como lo que posee un movimiento propio. Pasó al latín como automăta y así llegó al español, aplicado a los siguientes casos:

Son autómatas las máquinas que emulan a un ser animado, tanto en su forma, como en sus movimientos. Son los llamamos robots, que, si tienen forma humana, los conocemos como androides.

La creación de autómatas es muy antigua, siendo el ingeniero Herón de Alejandría en el siglo I, el que aportó varias innovaciones en este campo, existiendo en Alejandría, desde tres siglos atrás, una escuela de científicos que creaban máquinas, entre las cuales, muchas de ellas, eran autómatas. Se pueden mencionar dentro de las creaciones de Herón, logradas a partir de sistemas de palancas, fuerza hidráulica o por acción de la gravedad, imitaciones de pájaros que trinan o jarras que cantan al ser llenadas.

En el siglo IX, se destaca “El Libro de los Mecanismos Ingeniosos”, escrito por tres hermanos persas, conocidos como los Banu Musa, donde se describen e ilustran muchos autómatas.

En el siglo XIII, es digno de mencionar, en la creación de autómatas, el teólogo, filósofo y científico alemán, Alberto Magno, que creó un autómata de hierro, al que usaba como mayordomo, ya que podía caminar, abrir puertas y saludar.

En el Renacimiento, Leonardo da Vinci, fue el diseñador de un androide, que tenía una armadura medieval como vestimenta, con aptitud de mover las extremidades, girar la cabeza y sentarse, aunque solo quedaron los dibujos, pues no lo construyó; como sí lo hizo con un león mecánico, hecho en tamaño real, que podía desplazarse, por encargo del rey francés, Francisco I con el fin de arribar a la paz con el Papa León X. El león es el símbolo de Francia, el que, al golpearse, dejaba caer de su vientre, una lluvia de lirios.

El siglo XVIII, con el despliegue de la ciencia y la tecnología, la creación de autómatas tuvo enorme auge, siendo muy reconocido, el ingeniero e inventor francés Jacques de Vaucanson (1709-1782) quien construyó su primer autómata en el año 1737, conocido como “El flautista”. Se trataba de un pastor en tamaño real, que tocaba el tambor y flauta, contando su repertorio con doce canciones. Su segundo autómata data de 1738, y fue el “tamborilero” que tocaba veinte melodías; pero su pieza cumbre, fue “El pato con aparato digestivo”, que movía las alas, comía y hacía la digestión, lo que se veía, pues era transparente.

La creación de autómatas jamás se detuvo, y continúa perfeccionándose hasta el presente.

En Electrónica, se denomina autómata a un equipo electrónico que se programa, en un lenguaje no informático, y que está diseñado con el objetivo de controlar procesos secuenciales.

Buscar otro concepto