Concepto de excavación

La palabra excavación se originó a partir del vocablo latino “excavationem”, que, a su vez es el acto y el efecto del verbo excavar, tomado del latín “excavare”, integrado por el prefijo de exteriorización, “ex”, y por el verbo “cavare”, que se traduce como cavar o hacer agujeros profundos en la tierra.

La excavación es el proceso y el resultado de quitar materiales de un terreno, empezando por las capas o estratos más superficiales y siguiendo hasta las más profundas, en forma manual o mecánica, para generar allí un hoyo, con diversos fines, principalmente arqueológicos, geológicos, de ingeniería en construcciones, delictivos o de investigación penal.

Las excavaciones comunes, no superan en su profundidad, los dos metros y se efectúan en terrenos blandos, haciéndose frecuentemente de modo manual. Si el terreno presenta cierta dureza, se recomienda usar algún tipo de maquinaria de excavación. Las máquinas son ineludibles, si la excavación se realiza en terreno rocoso. Si se excavan lugares con flujo de agua, se deberá proceder en forma previa al bombeo de la zona, para quitarla.

Muchas obras arquitectónicas y de ingeniería civil, requieren de excavaciones para su concreción, como el caso de túneles subterráneos, sótanos, o para asentar sobre las capas más firmes del suelo, los cimientos de una construcción, ya que las más superficiales no resultan firmes para soportar la futura estructura edilicia. Para hacer estas obras, se requiere una cuidadosa planificación, para que el suelo tenga la debida contención, protegiendo las paredes, y evitando restar estabilidad a la edificación que se alza sobre la excavación y a construcciones lindantes.

Los arqueólogos, buscan restos de civilizaciones pasadas, que no suelen hallarse a nivel superficial, sino que se debe proceder a excavar para encontrarlos. A veces se hace con ese propósito, cuando existe alguna sospecha de que puedan existir objetos antiguos enterrados en algún lugar; y, en otras circunstancias, resulta ser un hallazgo, cuando se excava con otros fines, como cuando se construye alguna obra de ingeniería. Deben también analizarse los estratos que rodean y cubren el lugar donde se encuentran los restos, ya que pueden darnos precisión sobre el tiempo histórico o prehistórico al que corresponden, tales como restos de vegetales, metales, piedras, cerámicas, etcétera, que por acción humana o natural han emergido a capas superiores.

Para ocultar pruebas de sus crímenes, los delincuentes suelen enterrarlas, para lo cual excavan el terreno, sepultando allí lo que pueda incriminarlos, como armas o restos humanos, y luego proceden a cubrirlos. Los investigadores policiales, realizan igual proceso, pero con fines inversos, que son los de esclarecer el hecho ilícito, excavando el suelo para encontrar los objetos incriminatorios.