Concepto de mampostería

La palabra mampostería está integrada por los siguientes términos, que fueron tomados de la lengua latina: el sustantivo “manus”, en el sentido de “mano; “positus” que se traduce como “puesto” o “colocado”, y el sufijo de pluralidad “ería”. Literalmente significa: “puesto con las manos”.

Es un término empleado en construcción, para designar un modo de levantar paredes, muros y otras estructuras, colocando los materiales apilables (llamados mampuestos) que pueden ser piedras, ladrillos no labrados o escasamente trabajados, bloques de cemento prefabricados, etcétera, de modo manual, dispuestos a través del aparejo; uniéndose las piezas entre sí, superponiéndolas. En los inicios de las construcciones, la unión se hacía con barro, paja y otros elementos; y en la actualidad, con una mezcla de residuos de cemento, cal y agua.

Al colocarse los materiales sin emparejarlos, se eliminan los desperdicios. Son construcciones, rígidas, seguras, duraderas, muy útiles para erigir paramentos a gran altura. La función estructural y la estética resultan de perfecta combinación.

La mampostería ordinaria utiliza un mortero de cal o de cemento, eligiéndose las piedras que encajen entre sí, dejando la mínima cantidad de huecos, para ser rellenados con el mortero (mezcla de materiales).
La mampostería en seco empleando ripios (piedras de pequeño tamaño) es la que se usa en las construcciones rurales o en los andenes de países como Bolivia y Perú. No se utiliza mortero. Los ripios se usan como relleno de los huecos que quedan al colocar los mampuestos de piedra o ladrillos.

En la mampostería careada, los materiales, de diferentes formas y tamaños, se labran en su cara exterior, donde no se utilizan ripios.

En la mampostería concertada los mampuestos se unen sobre caras planas, las que están labradas en formato poligonal. No se utilizan ripios, y su apariencia es más pareja y regular que las otras mamposterías.
La mampostería decorativa, emplea piedras de aspecto atractivo, pulidas y de formato regular, con fines estéticos, para que muros y paredes exteriores e interiores, luzcan con un toque natural. Suelen también barnizarse para otorgarles mayor brillo. Ejemplo: "La pared de mi living está hecha con una mampostería decorativa que llama la atención de todos los que visitan por la tonalidad de sus piedras".

La diferencia entre, mampuestos y sillares, es que los mampuestos se colocan de modo manual, mientras que los sillares, son piedras de bastante peso y tamaño que necesitan ser puestos con la ayuda de máquinas.