Concepto de nudo

La palabra nudo procede etimológicamente del latín vulgar “nudus” y designa una atadura que se consigue cruzando tiras o extremos de materiales de textura flexible. Por ejemplo: nudos de cordones, nudos de corbatas, nudos de lazos o nudos en bolsas. Cada nudo tiene una forma diferente de ejecución y por ende, cada uno de ellos presenta diferentes grados de dificultad para hacerlos y para desatarlos. También sus funciones son diferenciadas. Pr ejemplo: “Le he enseñado a mi hijo a hacer el nudo de los cordones de sus zapatillas pero él ha ideado otro modo más sencillo aunque un poco menos efectivo, y siempre tiene los cordones desatados” “Se me anudó el hilo con el que estaba cosiendo y ahora debo descoser todo”, “Nunca pude aprender a hacer el nudo de mi corbata”, “Si no atas le haces un nudo a la bolsa se te caerá el contenido” o “Alguien le hizo un nudo tan fuerte a esta bolsa que no puedo desatarlo”.

Existen ciertos nudos especiales que se usan en náutica, para cazar, para pescar o en actividades de montaña.

Los nudos denominados “de tope” son aquellos que se hacen en los extremos de un hilo para hacer que en un momento no siga deslizándose. Hay nudos corredizos que permiten deslizarse ya que cuando la tensión disminuye, se aflojan.

Los nudos en Náutica y en Aeronáutica son una unidad de velocidad que equivale a 1852 m/hora. Antiguamente la velocidad de las naves se medía con nudos en cuerdas que se hacían cada ciertos centímetros. La cuerda era atada a un tronco que se lanzaba al agua, mientras se contaba con un reloj de arena los nudos que corrían durante ciertos períodos de tiempo de avance de la nave.

En Meteorología los nudos son también una medida que se utiliza en los vientos, para medir su velocidad.

Al representar el cruce de dos elementos el nudo se presenta como una parte saliente o abultada.

En Botánica se le dice nudo al lugar donde emergen los brotes y en Zoología al lugar donde se unen los huesos.

En Literatura, el nudo de una narración es su parte central donde se relata el argumento, luego de haberse hecho la introducción, y antes del desenlace. De manera similar cuando decimos el nudo de un asunto nos referimos a la cuestión más importante del mismo: “Nos des más rodeos y dime el nudo de la cuestión que te trae hasta acá”.