Concepto de amarradero

La palabra amarradero, es un sustantivo, que procede del verbo amarrar, del neerlandés “maren” que se traduce como “atar”, referido a un pilar que se sirve para sujetar alguna cosa, por ejemplo, un animal.

Los amarraderos, son imprescindibles en náutica, para que un cabo quede firme, lo que puede ocurrir para estabilizar una maniobra, dando con los cabos unas cuantas vueltas, sin hacer nudos, a las cabillas (barritas donde se amarran los cabos) o a las escoteras (donde se sujetan las escotas o cabos que tiran de las velas).

Pero, sin dudas, la acepción principal de amarradero, es para nombrar el sitio donde se sujetan o atracan las embarcaciones, en los puertos u otros fondeaderos, usando cables, cadenas o anclas, pudiendo, la nave, ser amarrada a babor, estribor, proa o popa. El lugar donde se ubica el amarradero, debe ser lo menos ventoso posible, de fondo consistente, pero no muy duro ni de piedra, para que el agarre de las anclas sea óptimo y tener la profundidad adecuada.

Hay personas que se especializan y son responsables de tomar los cabos y conducirlos hasta el noray o bolardo, ubicado en tierra, que reciben el nombre de amarradores.

Ejemplos de uso: “Estaba triste y me fui a pasear por el amarradero, donde la vista de las naves, estáticas y silenciosas, pero esperando ser puestas a navegar, me recordaron que, tal vez, yo también podría algún día, salir de mi pesadumbre y reintentar volver a empezar” o “En el amarradero había solo naves viejas de pescadores”.

En Geografía, existe una pequeña localidad mexicana, de unas ciento cincuenta personas, que se llama “El Amarradero”. Es un lugar muy pobre con gran índice de analfabetismo. Se ubica en el municipio y Estado de Colima. La distancia a Colima, por carretera, es de 31 kilómetros.

En el Cine, la película estadounidense, “Operation Petticoat”, de 1959, dirigida por Blake Edwards, está ambientada en un amarradero en una isla de Filipinas, durante la Segunda Guerra Mundial, donde está anclado un submarino de la Armada estadounidense, que es atacado y hundido.

“El amarre”, o con su título original “The mooring”, es una película de suspenso estadounidense, de 2012, que dirigió Glenn Withrow, donde se mezclan, la adicción a la tecnología, de la cual pretende escapar un grupo de jóvenes a bordo de un barco, y el terror que las espera, cuando amarran en la orilla, en un lugar descampado.