Concepto de drama

El término drama tiene un origen griego, del verbo “drao” que significa “hacer” comprendiendo toda forma de representación teatral, tanto tragedias como comedias (aunque se suele identificar, actualmente, el drama con la tragedia) requiriéndose la presencia de actores que caractericen personajes, y dialoguen entre sí, dentro de un contexto o escenario, y actúen en base a un argumento, que también se llama drama como genero literario, susceptible de representación, escrita ya sea en prosa o en verso. Se necesita también un público espectador.

En Grecia, además del coro, la interpretación estaba a cargo de tres actores que utilizaban máscaras: eran el protagonista, el deuteragonista (personaje secundario) y el antagonista o antihéroe. Se instalaban en lugares cercanos a los templos, y se caracterizaron por su gran acústica.

Los romanos le dieron más importancia a la lucha de gladiadores que al teatro aunque cultivaron más la comedia, y eliminaron el coro. Luego sobrevino la decadencia del teatro en la Edad Media, y los actores comenzaron a trasladarse en carretas, que usaban como escenario.

Con el Renacimiento, y el redescubrimiento del arte griego y romano se construyeron teatros, con filas de asientos que rodeaban el escenario.

En el lenguaje cotidiano llamamos drama a todo aquello que nos conmueve singularmente, y tiene un final no deseado. Así se habla por ejemplo de drama pasional, cuando el hombre o la mujer matan a su cónyuge, novio/a o concubino/o, por ejemplo, por celos.

Drama es también una ciudad griega, de 43.000 habitantes, ubicada al noreste de ese país, con grandes recursos hídricos.