Concepto de violación

Del latín “violare”, con la misma raíz “vis” que significa fuerza, que la palabra violencia, la violación se refiere al quebrantamiento o trasgresión que vulnera o socava los derechos de otra persona reconocidos por un precepto legal. Por eso cuando se dice que alguien sufrió la violación de sus derechos quiere decir que éstos han sido mancillados, no reconocidos o simplemente dejados de lado. La violación a las leyes es no cumplir con las obligaciones que ellas imponen.

La violación de contratos supone no cumplir con las estipulaciones acordadas en el mismo por parte de uno, o ambos co-contratantes.

Además de considerar que todo derecho al ser quebrantado es violado, hay casos específicos que la ley penal califica como delitos de violación, y somete a su ejecutor a las penas correspondientes, como los casos de violación de correspondencia, donde la intimidad de las personas resulta vulnerada, al sustraerse, ocultarse o leerse su correspondencia personal; o la violación de secretos profesionales, datos que son contados a ciertas personas en función de su cargo, profesión o investidura, y cuya divulgación ocasiona perjuicios; o la violación como delito contra la integridad sexual de una persona, vulnerando su integridad física y su dignidad humana. En este caso se necesita, salvo que se trate de un menor, que se refiera a un acto sexual no consentido por la víctima, la que debe haber sido forzada a hacerlo ya sea en forma física o moralmente. En el caso de menores de cierta edad, o personas ebrias, drogadas o inconscientes se presume que faltó el consentimiento.

También se considera violación la profanación de un lugar sagrado, como por ejemplo las tumbas, lo que constituye una profanación.