Concepto de misericordia

La palabra misericordia se integra por “miser” vocablo latino que significa miseria, pesar o desdicha y “cordis” que se traduce como corazón, a los que se agrega el sufijo “ia” que es virtud. Es así que la misericordia es el sentimiento y la virtud de compadecerse del pesar ajeno, y obrar en consecuencia, con palabras de aliento, obras de caridad (acompañar y cuidar al enfermo y al anciano, hacer donaciones, escuchar a quien solicita asistencia, y prestársela). Supone ser comprensivo y empático. No es sólo afligirse por el sufrimiento ajeno compadeciéndolo, pues eso sería lástima, sino concebirlo como propio y tratar de mitigarlo. Con más seres humanos misericordiosos, el mundo será más justo, más noble y más digno.

En sentido religioso, se habla de misericordia divina, para referirse a la cualidad de Dios misericordioso, que perdona los pecados del arrepentido genuinamente. Jesús en el sermón de la montaña, auguró felicidad eterna a los misericordiosos, pues ellos serán igualmente objeto de la misericordia del Señor. El mismo Jesús vino al mundo hecho hombre y entregó su vida misericordiosamente para salvar a la humanidad.

La Encíclica “Rico en Misericordia” o “Dives en Misericordia” de 1980, es obra del Papa Juan Pablo II, donde expresa el gran amor de Dios por sus criaturas pecadoras, a quienes salvó por obra de Cristo. Cristo explica la misericordia, y además la encarna.

En los coros de las iglesias se llama misericordia, a una pieza de los asientos que permite a quienes deben permanecer de pie, recostarse algo sobre ellas para evitar el cansancio.