Concepto de ruido

Cuando el sonido no es agradable, se llama ruido, y puede producir por su intensidad o prolongación temporal, contaminación acústica o sonora. Ruido proviene del vocablo latino “rugitus” que significa rugido. No posee armonía ni cadencia, no es una manifestación artística sino indeseable. Puede provocar en quien lo padece sordera, o problemas psicológicos. Los ruidos nocturnos, ocasionados por canillas que gotean, puertas que se mueven por el viento, etcétera, suelen causar temor, pues si bien no son intensos son muy molestos y angustiantes por su frecuencia. Los ruidos perturban el proceso de comunicación humana.

Hay ruidos naturales como el que producen los truenos, pero la mayoría son producto de la acción humana.

Los centros urbanos son los lugares con mayor contaminación acústica, la que se produce cuando el sonido alcanza más de 50 decibeles, es producida por lugares bailables, caños de escapes, motores, fábricas, trabajos de albañilería, manifestaciones callejeras, etcétera.

El ruido no es acumulativo, ni se expande a otros lugares más allá de su ámbito de influencia. Los adolescentes acostumbran a escuchar música a elevadísimo volumen, lo que la transforma en un ruido peligroso para su salud. El ruido además de hacer daño específicamente al órgano del oído, desconcentra, impide conciliar el sueño, produce jaquecas, vómitos y muchas alteraciones de conducta.

Para el filósofo griego Platón la virtud no se halla en el ruido sino en el silencio.

La expresión “mucho ruido y pocas nueces” se usa para denominar aquellas personas que hacen creer a la demás que hacen muchas cosas y en realidad es sólo apariencia.