Concepto de calidad de vida

La calidad es el grado de bondad de las cosas en general. La calidad de vida designa las condiciones en que vive una persona que hacen que su existencia sea placentera y digna de ser vivida, o la llenen de aflicción. Es un concepto extremadamente subjetivo y muy vinculado a la sociedad en que el individuo existe y se desarrolla. En un ambiente rural, sin adelantos técnicos, donde las personas viven una vida más de acuerdo con la naturaleza y alejados del progreso, sentirán satisfechas sus necesidades con menores recursos materiales. En las modernas sociedades urbanas, un individuo se sentirá insatisfecho y con poca calidad de vida si no puede acceder a las innovaciones tecnológicas que lo dejan relegado del mundo globalizado y competitivo.

Por supuesto que hay necesidades básicas que hacen a la calidad de vida de toda persona sin las cuales es indiscutible ese ser humano no goza de buena calidad de vida, como salud, vivienda, alimentación, trabajo, educación y descanso. La calidad de vida tiene mucho que ver con la proporción que guarda la creciente población mundial y la escasez de los recursos.

El aumento de la esperanza de vida también trajo consigo otro problema. Las sociedades actuales no están aún preparadas para brindarles a los cada vez más numerosos ancianos que existen, la calidad de vida que se merecen. Muchos llegan a edades avanzadas, pero alejados del núcleo familiar, recluidos en asilos, soportando una salud deficiente, que los hace “aguantar” en este mundo unos años más.

Otro gran escollo a la calidad de vida es la contaminación ambiental, que provoca grandes trastornos a la salud y amenaza el futuro del planeta. La tecnología aumentó por un lado el confort (para los que pueden acceder a ella) y por el otro ocasionó graves daños a la naturaleza.

Según el Programa de las naciones unidas para el Desarrollo (PNUD) que propuso un indicador llamado Índice de Desarrollo Humano, las personas sienten bienestar cuando gozan de un conjunto de elementos que les permiten vivir en forma positiva, y no aíslan cada elemento en particular, sino que los sienten en su combinación. Por eso son tres los elementos que este Índice considera para medir la calidad de vida: el índice de esperanza de vida, el de educación y el de Producto Bruto interno.