Concepto de obstáculo

La palabra obstáculo se originó en el latín “obstaculum”, vocablo integrado por el prefijo “ob” que denota un enfrentamiento, el verbo “stare” en el sentido de estar en pie, y el sufijo instrumental “culum”. De esta etimología podemos deducir que un obstáculo es algo que está de pie frente a nosotros, representando un impedimento a nuestras acciones.

Los obstáculos pueden ser materiales, por ejemplo: “Mientras manejaba en la ruta, un pozo gigantesco me obstaculizó seguir avanzando”, “Si pones demasiados muebles en la sala, se constituirán en obstáculo para que jueguen los niños” o “me han puesto una serie de obstáculos en mi examen de manejo para ver si era capaz de sortearlos”.

Concepto de obstáculo

En este sentido una carrera de obstáculos, consiste en que los corredores a pie, deben llegar a la meta pasando por una serie de vallas o saltando pozos, a lo largo de unos dos mil o tres mil metros.

Los obstáculos también pueden ser inmateriales, dado por ideas, conductas o sentimientos, por ejemplo: “Mis ideas socialistas son un obstáculo para poder mudarme a Estados Unidos, a pesar de que allí reside toda mi familia”, “Mi compañero de trabajo, al ser tan poco trabajador, obstaculiza los proyectos que debemos presentar en equipo” o “Es un obstáculo para poder irme a vivir a otro país, el hecho de que te quiera tanto y no puedas venir conmigo”.

En un estudiante un obstáculo material para poder graduarse puede ser la falta de recursos económicos, que le cause la necesidad de tener que trabajar para mantenerse y restarle tiempo a sus estudios; y como obstáculo inmaterial podemos mencionar la falta de motivación.

Los obstáculos o dificultades se presentan a lo largo de la vida de todos, en mayor o menor medida (pérdida de trabajo, enfermedades, duelos, fracasos) y si bien nos estresan y angustian, también cuando logramos superarlos nos hacemos más fuertes, si somos lo suficientemente resilientes.