Concepto de ritmo

En general, se denomina ritmo, a la sucesión de los acontecimientos, cuando estos guardan un orden acompasado. Los elementos se repiten armoniosa y organizadamente, ya sean sonoros o visuales, conformando una estructura. Es un concepto dinámico, ya que necesita de un fluir. Lo estático carece de ritmo. Se puede aplicar no solo al arte, que es su ámbito más específico, sino a otros espacios vitales, por ejemplo, al ritmo de sucesión de ciertos fenómenos meteorológicos, como las lluvias o el granizo, que puede seguir un ritmo estacional (por ejemplo llover en determinadas estaciones del año) o aplicarse a actividades intelectuales, como el estudio “estudia siempre al mismo ritmo” (por ejemplo, cuatro horas por día).

El ritmo musical es la proporción que guarda el tiempo de un movimiento, y el de otro distinto. Depende de las diferentes duraciones de sonidos y silencios. En la música instrumental, el ritmo es la repetición y periodicidad de distintas formas sobre compases de igual medida.

Literariamente es una grata y armoniosa combinación y sucesión, entre las voces y las cláusulas, y las pausas y cortes.

En la danza es poner orden a los movimientos.

En lenguaje el ritmo de acentuación, implica ordenar las palabras por el número de sus sílabas y sus acentos, formando una composición armónica.

El ritmo cardíaco es el latido armónico del corazón, que primero late durante la sístole, donde el corazón se contrae y expulsa la sangre, y luego durante la diástole, donde el corazón vuelve a llenar de sangre la sístole. En un adulto el ritmo normal es de 60 a 100 latidos por minuto. Toda irregularidad en el ritmo cardíaco se denomina arritmia.

Ritmo de crecimiento, es la frecuencia en que suceden los incrementos de cosas, en unidades temporales (por ejemplo un año) ya sea de nacimientos, en la economía, del nivel educativo, etcétera.