Concepto de suministro

La palabra suministro alude tanto a la acción de suministrar, que etimológicamente proviene del latín “subministrāre” como a su resultado o efecto. Puede definirse como la provisión o abastecimiento material, de algo que es útil o necesario para quien la recibe, que puede ser una persona, un grupo familiar, una ciudad, un colegio, un hospital, una empresa; denominándose intendencia, cuando los suministros son dados al ejercito.

Ejemplos: “el suministro de alimentos a las poblaciones víctimas de la inundación, fue defectuoso”, “el suministro de electricidad se ve perjudicado en verano, por el exceso de demanda””el suministro de agua potable es una necesidad para preservar la salud de la gente”.

Para contar con el suministro adecuado, los encargados de realizarlo deben efectuar un estudio sobre la posible demanda y la oferta con la que tratarán de satisfacerla, haciendo un cálculo de posibilidades, para que los consumidores o destinatarios resulten satisfechos.

En las empresas, en ocasiones se cuenta con un área de suministro para la entrega de materia prima o materiales que se usarán en la producción.

En Contabilidad, dentro de los “Gastos” se suele hacer constar una cierta cantidad de dinero para “materiales y suministros” que se necesiten para la producción.

Los distintos procesos que se desarrollan entre la materia prima y el resultante de su elaboración, la manufactura, se denominan en conjunto, cadena de suministro, establecida con la finalidad de ser bien recibida por la clientela, al satisfacer lo más plenamente posible sus necesidades. Se incluyen en la cadena, a fabricantes, proveedores, transportistas y vendedores. La parte más importante de esta cadena es el cliente, para quien todo el esfuerzo va dirigido.

En el ámbito jurídico, un contrato de suministro es aquel acuerdo, oneroso y sinalagmático, donde una parte se obliga a prestar cosas o servicios en forma periódica e independiente, a cambio de una contraprestación.