Concepto de apagón

La palabra apagón se integra con el verbo apagar, que es interrumpir el paso de la corriente eléctrica, o que desaparezca el fuego; más el sufijo aumentativo “on”. Un apagón ocurre, cuando un área, de extensión variable, deja de tener suministro eléctrico, de forma repentina, sin previa programación, y que dura un tiempo considerable.

No se trata de un apagón, cuando a alguien le cortan la luz, por falta de pago, o cuando para realizar obras se avisa a los vecinos que por unas horas carecerán del servicio, o si por un accidente, se produce un cortocircuito en un lugar específico, y “saltan” las llaves térmicas. Para que sea un apagón, debe afectar a una determinada zona, de modo intempestivo, lo que, en general, sucede por diversos motivos: falta de mantenimiento, averías, sobrecargas de corriente, robo de cableado, cortocircuito, deficiencia en el sistema de distribución, ataques terroristas, errores humanos, etcétera. Los apagones son pasajeros, ya que se intenta que se restablezca la circulación de corriente eléctrica en el menor tiempo posible, aunque, a veces, por razones de fuerza mayor, las obras pueden demorarse (malas condiciones climáticas, falta de repuestos, gravedad de la falla, etcétera).

Es frecuente que se produzcan apagones, en casos de tormentas. Puede ser, porque los fuertes vientos, derriban árboles que caen directamente sobre el tendido eléctrico, o por dispositivos de seguridad de la propia red, que corta el suministro para evitar accidentes, ante la posibilidad de que los rayos hagan subir la tensión o que el agua provoque cortocircuitos.

El exceso de consumo, por ejemplo, por el uso masivo de aires acondicionados, también puede provocar apagones, pues es demasiada demanda, que no puede satisfacerse de modo simultáneo.

Los apagones provocan graves problemas, además de la incomodidad de no poder usar artefactos eléctricos, especialmente en materia de inseguridad; ya que, si persiste el apagón por la noche, o se produce en ese horario, puede ser aprovechado por los delincuentes, para cometer sus ilícitos, amparados por la oscuridad reinante. Los accidentes también suelen ocurrir, por la interrupción del funcionamiento de los semáforos.

Si bien los apagones son frecuentes, especialmente en países de bajos recursos, o donde las inversiones en este campo no se hayan realizado, la historia registra apagones que han afectado a grandes áreas y duraron bastante tiempo. Un caso emblemático, es el que se produjo en el norte de la India, los días 30 y 31 de julio de 2012, a causa del excesivo consumo, y de las fallas en la distribución interregional. El primer día, afectó a nueve estados, y el segundo, a veinte.

Entre el 7 y el 9 de marzo de 2019, hubo un gran apagón en Venezuela, que dejó a oscuras, a casi todos sus estados, el primero y el tercer día, siendo, el servicio intermitente el 8 de marzo, por fallas en la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar.

El 16 de junio de 2019, un apagón dejó a oscuras a Argentina (salvo Tierra del Fuego) Uruguay, sur de Brasil y una parte de Paraguay, especulándose que fue a causa de las tormentas del litoral que afectaron las líneas de transmisión, provenientes de Yacyretá y Salto Grande, y una falla en el sistema de protección.