Concepto de adverbio

En Gramática, recibe el nombre de adverbio, aquella parte de la oración, que resulta invariable, ya que los adverbios no necesitan acomodarse en su forma (morfológicamente) a las palabras que modifican. Esto significa que no alteran su género ni su número; y su utilidad consiste en alterar el significado de las palabras, ya sean adjetivos, u otros adverbios, o a toda la oración; pero especialmente al verbo, y de allí su nombre de adverbio. Indican en general, las circunstancias temporales, de lugar de cantidad o de modo, entre otras, en que se realiza la acción.

Ejemplos de adverbios que modifican al adjetivo: “El profesor es exageradamente responsable”; que modifican a otros adverbios: “María partía justamente entonces”; que modifican toda la oración: “Seguramente no irá a la cita la totalidad de los convocados”.
Ejemplo de modificación del verbo: El niño corrió esforzadamente para ganar la carrera”.

Los adverbios pueden clasificarse en:
1. De lugar: Aquí, allá, allí, cerca, abajo, arriba, encima
2. De tiempo: Ayer; pronto, nunca, jamás
3. De modo: tranquilamente, bien, mal, despacio
4. De afirmación: sí, cierto.
5. De negación: no, jamás, tampoco, nunca
6. Dubitativos: quizás, acaso, tal vez
7. De cantidad: algo, nada, poco
8. Comparativos: mejor, superior, peor
9. Diminutivos: lejitos
10. superlativos: rapidísimamente

Existen algunos adverbios, constituidos por dos o más palabras que reciben la denominación de modos adverbiales, por ejemplo: desde luego, en el acto, a sabiendas, a la izquierda, en última instancia, en efecto, etcétera.

Los adverbios se apocopan cuando están situados delante de otro adverbio o de un adjetivo. Por ejemplo: “Cuán bellos son tus ojos” o “Te has levantado tan temprano esta mañana que me has asombrado” o “Este espectáculo está muy bien montado”.