Concepto de contratiempo

La palabra contratiempo es compuesta. Está integrada por “contra” en el sentido de posición, rechazo o inconveniente y “tiempo” del latín tempus”.

Un contratiempo es algo, un escollo o problema que aparece de modo repentino, que provoca un impedimento definitivo o temporal, un retraso, en lo que se debía hacer, y que al no estar previsto, no se pudieron tomar medidas para evitarlo o minimizar sus efectos: “Tuve un contratiempo con mi hijo que amaneció enfermo y por eso no podré concurrir a la oficina” o “Quise llegar a horario, pero el tránsito tan intenso me generó un contratiempo”.

Los contratiempos son habituales en nuestra vida, y muchas veces son generadores de estrés. Saber manejarlos y comprender que son inevitables, relajarse y hallar alternativas, es una buena manera de cuidar nuestra salud mental.

En Derecho, cuando el contratiempo puede calificarse de caso fortuito o de fuerza mayor funciona como eximente de responsabilidad: “No fui declarada en mora pues el contratiempo que me impidió pagar en término fue que sufrí un gravísimo accidente que me mantuvo internada, y eso el juez lo calificó de fuerza mayor por lo cual no deberé intereses”.

En el Cine, “Contratiempo” es una película de suspenso española que se estrenó el 6 de enero de 2017. El actor Mario Casas encarna a Adrián Doria, un empresario que trata de probar su inocencia al ser acusado de un crimen, en una telaraña de enredos y contratiempos, y testigos inesperados, que dificultan al acusado llegar al desenlace esperado.

En Música, un contratiempo ocurre cuando aparecen silencios o pausas en un compás (o tiempo) que comúnmente se presenta acentuado y que se alterna con sonidos en las partes que no están acentuadas. En el tiempo débil el contratiempo acentúa la nota, pero a diferencia de la síncopa no se extiende al tiempo fuerte. Si la suma del silencio y la nota ocupan menos de una parte es un contratiempo muy breve. Si ocupan una parte es un contratiempo breve. Si ocupan dos partes es largo, y muy largo si es más de dos partes lo que ocupan. Al escuchar un contratiempo nos parece oír que el ritmo va en contra y le quita linealidad a la melodía, otorgándole mayor ritmo.