Concepto de repostería

La palabra repostería se integra por los siguientes términos latinos: “repositorius” que se compone del prefijo reiterativo “re” y el supino del verbo “ponere” = poner, que es “positum”. Es que en sus inicios repostería era sinónimo de despensa o lugar donde se guardaban los comestibles, y que al acabarse debían reponerse. En ese mismo lugar se hacían los platos, quedando a partir del siglo XIII reservado el término para la actividad que se detalla a continuación:

La repostería es una especialidad de la gastronomía que se especializa en la elaboración y decoración de dulces: tortas, tartas, pasteles, helados y todo tipo de confituras. Entre los ingredientes más usados en repostería están el azúcar, el chocolate, la mantequilla, la esencia de vainilla, y la levadura o polvo de hornear para que la masa de pasteles y tortas leven y queden esponjosas.

Los productos de repostería, que generalmente se sirven como postres, y pueden ser elaborados por reposteros particulares que contratan sus servicios de manera personal, o ser expendidos en pastelerías, supermercados, confiterías, etcétera, no suelen ser muy saludables en general, pues elevan el colesterol y aumentan el peso corporal, además de que comúnmente contienen pocos nutrientes (aunque hay algunos casos que se elaboran con productos saludables, como por ejemplo una torta de manzanas o de zanahorias) por lo cual se recomienda que no se consuman con habitualidad, y si llevan azúcar (como la gran mayoría de ellos) están prohibidos para los diabéticos, quienes pueden consumir productos de repostería, pero elaborados con ingredientes donde se descarte el azúcar y el chocolate, y sea reemplazada por ejemplo, por edulcorantes.

Dentro de la repostería también hay especialidades como quienes se dedican específicamente a hacer y decorar tortas o los que elaboran bombones o helados.

Las producciones de la repostería son casi todas agradables a la vista, ya que un punto importante es la decoración: “Contraté a una repostera muy famosa para que me haga mi torta de bodas; quedó hermosa, decorada en blanco y con ramilletes de flores rosas y celestes hechos en pastillaje” o “Me quedé tentada de comer unas masas decoradas con crema de chocolate, pero mi dieta no me lo permite”.