Concepto de arras

Esta palabra es de origen semítico. En griego el término es ἀρραβών, que puede leerse arrabṓn. Pasó al latín como “arrhae” y finalmente de allí la tomó el español.

Puede entenderse por arras, jurídicamente, a lo que se da en garantía de cumplimiento de lo pactado, lo que consta en un pre contrato, en general de compra venta. Hay tres tipos de arras:

Las confirmatorias, donde lo que se entrega es una parte parcial del precio total a modo de anticipo. Si se cumple el acuerdo, se deberá pagar el resto del precio. Si no se cumple, el que cumplió puede demandar el cumplimiento contractual o su resolución, pudiendo pedir en este caso la indemnización por los daños y perjuicios que le ocasionó el incumplimiento, los que tienen que probarse.

Las penitenciales, que son las que entrega el comprador al vendedor, operan a modo de castigo legal consensual, ya que no hay que probar ni los motivos del incumplimiento ni los perjuicios sufridos, siendo una opción voluntaria de las partes: si el que no cumple es el comprador, pierde lo entregado, y si el que se niega a realizar el contrato es el vendedor, deberá devolver la suma recibida en concepto de arras más otra suma idéntica.

Penales: Es una fijación a priori de los daños que puede ocasionar el incumplimiento contractual de una de las partes, pudiéndose reclamar además el cumplimiento de la obligación, pues en realidad son una especie de arrias confirmatorias. La diferencia con establecer en el contrato una cláusula penal por incumplimiento de contrato es que se entregan por anticipado.

En los matrimonios, al concretarse estos, el rito mozárabe de entregar simbólicamente trece monedas (una por cada mes del año, más una más para los necesitados) un cónyuge al otro, para simbolizar la unión, como reflejo de los bienes que van a intercambiar y cuidar juntos desde ese momento durante toda su vida en común, también se conoce como arras. Pasó a la tradición religiosa católica, debiendo las monedas ser todas de igual tamaño, y el intercambio de ellas se efectúa luego del de los anillos.