Concepto de causante

La palabra causante, se compone por el verbo causar, del latín “causare” que significa que alguien o algo provoca un efecto, más el sufijo “nte” que oficia como formador de adjetivos, indicando al que realiza la acción.

En sentido general, causante es, el suceso natural, azaroso o humano, que desencadena una consecuencia, que se conoce como efecto. Según el filósofo griego Aristóteles, siempre hay una causa para un efecto, salvo el primer motor, Dios, que es causa primera, y efecto de ninguna otra causal. Ejemplos: “El causante de esta grave enfermedad que me afecta, es un extraño virus que ingresó a mi organismo”, “Solo la suerte ha sido la causante de mi fortuna, ya que gané con un billete de lotería mucho dinero”, “El terremoto fue el causante de tantas desgracias, ya que dejó muertos, heridos y viviendas destrozadas”, “Tu ineptitud es la única causante de tus fracasos profesionales”, “La vecina de la familia fue la causante de los tormentos que debieron soportar, ya que con sus intrigas, puso a todo el barrio en su contra” o “Este hijo que cobijo en mis brazos es el causante de la alegría inmensa que hoy siento”.

En Derecho, se denomina causante, a la persona, física o jurídica que le ha transmitido a otro, estando viva, el dominio de algún objeto suyo, por ejemplo, el causante del derecho del comprador sobre la cosa que detenta como propia, es el vendedor que se la entregó a cambio de un precio en dinero.

Pero también, el causante puede estar fallecido, siendo este caso el más general de uso del término. El causante, también es conocido como “de cuius” expresión latina abreviada de la que expresa: “aquel de cuya herencia se hace alusión”. Como todos sabemos, al morir no tiene sentido que los bienes sigan en poder de quien ya no los puede disfrutar, por eso se transmiten en todo o en una parte alícuota (herencia) o en singularidad (legado) a otra u otras personas. El causante es la persona que originariamente era el dueño y ha fallecido. Tiene la opción de designar a sus herederos y legatarios, antes de morir, en un testamento, sin poder decidir libremente, solo sobre una parte de los bienes, que indefectiblemente le corresponden a sus parientes directos, en el Derecho occidental, donde existe la Legítima; o no hacer testamento, y dejar a la ley que designe a sus herederos, no pudiendo en este caso, haber legatarios. El causante, para poder hacer testamento debe ser una persona capaz. A falta de testamento y herederos legítimos, los bienes pasan al Fisco.

Buscar otro concepto