Concepto de cédula

La procedencia etimológica del sustantivo cédula lo hallamos en el latín “schedula”. El sufijo “ula” nos da cuenta de que se trata de un diminutivo, y “scheda” era una hoja de papiro o pergamino.

Una cédula es una constancia escrita y oficial que acredita ya sea una identidad personal o territorial, una profesión o una obligación; sirviendo además en ciertos casos como medio de citación o notificación judicial, o de otro tipo. Ejemplos: “El policía me detuvo en la calle por estar caminando muy tarde y por una zona peligrosa y me solicitó que le mostrara mi cédula de identidad” o “Tuve que presentar mi cédula de abogado para poder ingresar a la audiencia”.

En Uruguay y Argentina, la cédula catastral es el documento que certifica las medidas, ubicación y el valor catastral de un inmueble, y se exige su presentación en varios casos, especialmente por los agentes recaudadores de tributos o para escriturar.

En Argentina, los conductores de vehículos deben tramitar y portar cuando manejan, un certificado que identifica el rodado, denominado cédula verde. La expide el Registro Nacional de la Propiedad Automotor.

En el ámbito jurídico, una cédula es una notificación de resoluciones judiciales que se realiza para determinados casos especiales, donde no procede la notificación de oficio. Entre estas notificaciones que deben ser hechas personalmente o por cédula, el artículo 135 del Código Procesal Civil y Comercial de Argentina dispone las siguientes: el traslado de la demanda, de las excepciones, la que da orden de abrir la causa a prueba, las que sean dictadas en el período intermedio entre que se llama a sentencia y ésta sea dictada, cuando sean citados terceros ajenos a la causa, etcétera. El artículo 137 del mismo código establece los requisitos que debe contener la cédula: nombre y apellido del notificado; y domicilio y carácter de éste; juicio del que se trate y el juzgado y secretaría donde se tramita; el objeto de la citación y la trascripción de la resolución.