Concepto de convicto

La lengua latina nos señala el origen de convicto, palabra cuyo uso puede hacerse como sustantivo, pero también como adjetivo. Procede de “convictus”, que se integra con los siguientes términos: el prefijo globalizador o de unión, “con” y por “victus” participio del verbo “vincere” que se traduce como “vencer”. Un convicto es aquel, que, habiendo sido acusado de un delito, ha sido hallado culpable y se encuentra cumpliendo su pena privativa de libertad, sea que lo haga en un centro de detención o que haya sido beneficiado por algún motivo, con prisión domiciliaria, por ejemplo, por su avanzada edad, el padecimiento de una enfermedad que se agravaría en la cárcel o que se trate de una madre de niños pequeños, entre otros casos específicos.

OPueden considerarse sinónimos de convicto: preso, recluso, interno, privado de libertad y reo. La diferencia entre estos términos y convicto, es que, en este caso, ya se ha probado la culpabilidad del imputado, independientemente de su confesión. En cambio, una persona puede estar privada de libertad, durante el proceso penal, si hay motivos para suponer que tendrá intención de evadir la acción de la justicia, o si es un delito no excarcelable, manteniendo su presunción de inocencia hasta la sentencia condenatoria; la que, si se dicta, lo transformará en convicto; pero si la sentencia es absolutoria, habrá sido un reo, preso o interno por ese tiempo que duró el proceso, pero no un convicto.

La libertad es un bien preciado, que solo gravísimas razones pueden determinar su privación, y solo puede ser aplicada esta condena tras un juicio donde se respeten las garantías del debido proceso; para evitar un mal mayor, ya que esa persona representa un peligro público; o para ejercer la justicia retributiva, compensando de alguna manera, lo más proporcional posible, el daño cometido; habiéndose eliminado en Occidente, las penas basadas en la Ley del Talión.

Si bien las cárceles donde los convictos cumplen su condena tienen una función de brindarles seguridad, a ellos y a terceros, y deberían ejercer una función de resocialización, en la práctica generalmente esto no ocurre, y en los hechos están superpobladas, sucias y los convictos son maltratados por sus propios compañeros y también por sus guardia-cárceles.

Sin embargo, algunas prisiones, son modelos en el mundo, como las que existen en Finlandia, Noruega y Suecia, donde los convictos cuentan con celdas espaciosas, iluminadas, salas de estudios, etcétera, lo que también es posible por el poco índice de delincuencia.

Muchas películas tratan del tema de convictos y ex convictos, pero hay una cuyo título es precisamente “Convicto” de producción británica, dirigida por David Mackenzie y estrenada en el año 2016.