Concepto de vuelto

La palabra vuelto es el participio irregular del verbo volver, del latín “volvere” que significar retornar o regresar al punto del que se partió. Por ejemplo: “He vuelto renovado a ocupar mi puesto de trabajo luego de unas hermosas y reparadoras vacaciones”, “no he vuelto a ver a mi sobrino en casi una década”, “La vieja serie televisiva ha vuelto a emitirse por varios canales”, “La planta que parecía marchita ha vuelto a crecer”, “El caballo ha vuelto al campo luego de dárselo por perdido” o “El ex convicto ha vuelto a cometer los mismos errores del pasado”.

En este sentido de uso del término, podemos citar como ejemplo, la película alemana, traducida al español como “Ha vuelto” que se estrenó en el año 2015, bajo la dirección de David Wnendt. Trata del sanguinario líder nazi, Adolfo Hitler, que retorna al escenario de la Alemania de octubre de 2014, después de haber invernado desde 1945. Al interactuar con la gente, luego de haber vuelto, se convierte en un personaje mediático.

Otro uso del término, es como adjetivo, para designar que algo está puesto en un sentido inverso, por ejemplo: “A la vuelta de la página encontrarás la información que buscas” o “Guardó su pullover vuelto del revés”.

Si se emplea el vocablo vuelto como sustantivo, lo que es habitual en América Latina, designa la cantidad de dinero sobrante de un pago en efectivo. Esto ocurre cuando se entrega a modo de pago, billetes o monedas de un valor superior al producto o servicio que se ha adquirido.

Ejemplos: “Me han dado mal el vuelto, pues pagué con un billete de mil pesos, por un cuaderno que valía cien, y me devolvieron ochocientos pesos, en lugar de novecientos”, “He pagado con cambio, así el comerciante no tiene necesidad de darme vuelto”, “Le dije al vendedor que se quedara con el vuelto como propina, por haber sido tan atento conmigo al dejarme probar todas las prendas que quise” o “Me ofrecieron darme caramelos de vuelto en el quiosco, pero no acepté, necesito las monedas que sobraron de mi compra”.

Con el empleo de tarjetas de crédito y/o débito el pago se hace justo y no hay vuelto para darle al cliente, aunque algunas han incorporado la posibilidad de vueltos, y de acreditación de sumas que se han pagado de más.

Una expresión, que alude a actos de corrupción, donde una persona se queda con dinero que no es suyo, es “quedarse con el vuelto”.