Concepto de Derecho Natural

Entendido el Derecho como ciencia cuyo objeto de estudio son las leyes, o sea las normas jurídicas que rigen la conducta humana, podemos definir al Derecho Natural como el conjunto de leyes perfectas e invariables, establecidas por el orden natural (sin intervención humana) que les dicen a los hombres lo que es bueno y equitativo a través de su conciencia, y con ello iluminan la creación o la modificación del Derecho Positivo (establecido por las personas) para poder cumplir con la exigencia de un orden jurídico justo.

No todos los juristas asumen la existencia de un Derecho Natural, como por ejemplo el positivista Hans Kelsen, que en su «Teoría Pura del Derecho», excluye a la moralidad, la metafísica y al «deber ser», del Derecho. En su obra de 1959 «Justicia y Derecho Natural», explica que sería un error deducir las normas jurídicas, del conjunto de hechos conectados por vínculos causales, que son los hechos naturales. La naturaleza es «ser», y de ella es imposible extraer el «deber ser».

El Derecho Natural, fue propuesto, desde la antigüedad por el Derecho Romano, influido por el pensamiento griego, que lo reconocía junto al Derecho de Gentes (el que regía entre los pueblos, como derecho común a todos) y el Derecho Civil (solo para los romanos). En la Antigua Roma se consideraba al Derecho Natural como aquel impuesto por la naturaleza y que era posible de ser captado instintivamente tanto por los hombres como por los animales. La esclavitud, por ejemplo, era considerada opuesta al Derecho Natural, sin embargo la aceptaban como parte del Derecho de Gentes.

Este aspecto de la racionalidad será retomado por el estoicismo desde otro punto de vista. La naturaleza humana forma parte del orden natural. La razón humana es una chispa del fuego creador, del logos, que ordena y unifica el cosmos. La ley natural es así: ley de la naturaleza y ley de la naturaleza humana, y esta ley es la razón. Y esa razón ha sido implantada por la divinidad o los dioses. Y como la razón puede pervertirse al servicio de intereses fuera de la propia razón, se decía que la ley natural es la ley «de la recta o sana razón».

Los iusnaturalistas modernos (partidarios de este Derecho Natural) sostienen la preexistencia de ese Derecho y la necesidad de que el Derecho Positivo, escrito y mutable, se ajuste a él, o de lo contrario sucumba, apoyándose en la frase del jurista romano Cicerón que expresaba que una ley injusta no merece llamarse ley.

El Derecho Natural sostiene la existencia de derechos universales, que deben reconocerse por el Estado, que de ninguna manera puede privarlos a través de sus normas escritas, pues los gobernantes no «dan» los derechos, sino que las personas los poseen por el solo hecho de ser seres humanos.

El Derecho natural es el que permitió por ejemplo, juzgar a los criminales de guerra de la Alemania nazi, que si bien obraron de acuerdo a sus normas legales positivas, que les imponían la realización de actos monstruosos, contrariaron el Derecho Natural que muestra a sus actos como repudiables para la conciencia colectiva. Por lo tanto, para el Derecho Natural, las leyes injustas no deben obedecerse, sino luchar para que se modifiquen o deroguen.

Buscar otro concepto