Concepto de infidencia

La palabra infidencia reconoce su origen etimológico en el latín “infidentia”. Este término se compone del prefijo privativo “in”; “fides” que alude a la lealtad o fidelidad, y los sufijos de agente “nt” y de cualidad “ia”. Significa literalmente desprovisto de lealtad.

Cometer una infidencia es violar la confianza que se ha depositado en uno, revelando asuntos que se han contado para mantenerlos en secreto, por parte de quien confió haciendo una confidencia. Quien hace la infidencia actúa de mala fe, independientemente de si el daño que cause sea o no grave, o si lo que se debía mantener en secreto era positivo o negativo. Ejemplos: “Fue una infidencia de tu padre contarle a mi madre que me despidieron del trabajo, pues yo te lo conté creyéndote mi amigo y que podía confiar en ti”, “Por culpa de tu infidencia, tendré que hacerme cargo de los numerosos gastos que demanda reparar lo que rompí y que nadie sospechaba de mí. Te lo conté para aliviar mi carga, no para que me denuncies” o “Cometió una infidencia al exponer públicamente el embarazo de su hermana cuando ella quería esperar para contarlo”.

En estos casos, la infidencia se hace por inmadurez, falta de ética o irresponsabilidad. En ocasiones no realizar infidencias implica un gran peso, pues puede representar saber algo que podría beneficiar a otra persona o evitarle un perjuicio. Solo en los casos que revelar lo confiado pueda salvar la vida de otro o evite un grave peligro, la infidencia es una buena acción.

Hay infidencias que son castigadas socialmente, y el que las comete es sometido a crítica por parte del grupo al que pertenece y pierde la confianza general; y en otros casos son las normas jurídicas las que lo castigan, como en el caso de quien revela secretos que obtuvo durante su desempeño profesional, como el empleado que cuenta secretos de la empresa a la competencia, lo que se constituye en causal de despido justificado; o la situación de un funcionario que revele secretos de Estado, en perjuicio de la seguridad del país, para quien están previstas penas de prisión.
Estas infidencias pueden obedecer a varios motivos; desde simple descuido, hasta la obtención de beneficios, o realizar traición.