Concepto de occiso

La palabra occiso procede del vocablo latino “occisus”. Se trata de un cultismo que hace referencia a una persona que ha fallecido habiendo sido víctima de una muerte violenta, ya sea autoprovocada (suicidio) producida como consecuencia de un evento desafortunado (accidente) o por ser la víctima de un asesinato.

Es frecuente escuchar o leer este término en las noticias policiales. Los periódicos poseen generalmente una sección destinada a hechos ilícitos, entre los cuales se incluyen robos y asesinatos. Las víctimas de estos últimos hechos son los que se denominan occisos: “El occiso fue encontrado con dos heridas de bala en el cuello, lo que demuestra que fue objeto de un crimen violento” o “Las manchas de sangre halladas en la casa del occiso demuestran que a pesar de haber sido hallado lejos de su domicilio, fue allí donde fue atacado”.

Todo occiso es una persona que ha perdido la vida, y por lo tanto ha fallecido o muerto, pero además de ésta circunstancia se le añade su carácter violento y no natural, lo que hace que una vez hallado el cadáver se abra una pesquisa policial y judicial para dar con el asesino, siendo un delito público que debe ser investigado aún de oficio, o sea, sin que sea necesario que exista denuncia.

Además del caso de ser objeto de un hecho ilícito que lo llevó a la muerte, un occiso también puede ser el resultado de un accidente: “En el choque que protagonizaron una motocicleta y un automóvil, el conductor del primer rodado resultó muerto. El occiso solo tenía 20 años”.

Otro caso es si se suicidó: “El occiso decidió terminar con su vida en una crisis de su enfermedad mental”.