Concepto de subocupación

Subocupación es un concepto relacionado con lo laboral, con el mundo del trabajo. Un subocupado es una persona que conforma la población económicamente activa (en condiciones de trabajar) que no integra el colectivo de los desocupados pues tiene trabajo, pero de menos horas de las que se consideran necesarias para una jornada laboral completa, teniendo las condiciones físicas y de edad necesarias. O sea, la persona trabaja menos de 35 horas por semana, y podría tener otro trabajo complementario o sustituir el que tiene por otro de mayor cantidad de horas, para arribar al pleno empleo. Si no lo consigue, a pesar de que lo desea y lo busca, se los considera como subocupado demandante; y si se conforma con ese trabajo de pocas horas, o se resigna a su situación, se denomina subocupado no demandante.

Los registros de subempleo, desempleo y pleno empleo, surgen en general de la encuesta de hogares, que toma una muestra representativa y luego universaliza los resultados.

Otro caso de subocupación es aquel donde la persona trabaja en un empleo con menor calificación que la que poseen. Por ejemplo, un arquitecto que debe tomar un empleo de cajero en un supermercado pues no tiene oportunidad de desarrollar su profesión, o un abogado que debe trabajar de telefonista para poder satisfacer sus necesidades económicas, alcanzando un ingreso que es menor al que podría tener si ejerciera su profesión. Muchas veces se desarrolla la actividad en el ámbito de la informalidad o “trabajo en negro”.

La subocupación al igual que la desocupación ocurre con mayor frecuencia e intensidad en lugares donde el desarrollo es menor o se está afrontando una crisis económica. Históricamente en América Latina, en la década de 1950 el desempleo se registraba prioritariamente en las zonas rurales, mientras que lentamente fue trasladándose el fenómeno a las áreas urbanas.