Concepto de alegría

La palabra alegría, surgió en nuestro idioma, tomada del latín “alicer” o “alecris” en el sentido de vivaz o animado, y hace referencia al buen humor, al sentimiento placentero, que se traduce en paz interior, risas, optimismo y entusiasmo.

Hay personas que naturalmente son alegres, y disfrutan de lo cotidiano, sin necesitar grandes logros para que ese sentimiento aflore; a pesar de que pueden tener momentos de tristeza (sentimiento opuesto) si acontecen adversidades. Otras personas, son pesimistas, y pocas veces se sientes alegres, viendo en cada acontecimiento, lo malo y perjudicial. La alegría posee grados, ya que hay alegrías pequeñas; y otras inmensas, que nos llenan el alma. Es muy subjetiva, ya que lo que a algunos les causa alegría, a otros no.

La alegría se tiene en lapsos temporales, cortos o largos, de acuerdo a las circunstancias personales y exteriores. Si se convierte en un estado duradero, hablamos de felicidad. A veces puede sentirse alegría por hechos negativos, pero esto no producirá al individuo felicidad, como el ladrón que puede sentir alegría, si un atraco le resultó fructífero, pero será un estado emocional, solo pasajero. Para el filósofo neerlandés Baruch Spinoza (1632-1677) la alegría es una de las tres emociones básica, junto al deseo y la tristeza, que consiste en la realización de los deseos, que hace pasar a la persona de una perfección menor a otra superior.

Ejemplos de uso: “Por fin me curé de la dolencia que afectaba mi vida cotidiana, y estoy muy alegre por eso”, “Sentí una inmensa alegría cuando me dijeron que voy a ser padre”, “Tuve en mi vida pocos momentos de alegría, ya que me sentí siempre un ser desgraciado”, “Me regalaron un perro y me dio mucha alegría, sin embargo mi padre se disgustó y me ordenó devolverlo”, “A pesar de todas las adversidades, María sonríe con alegría, solo por el placer de estar viva”, “El intendente comunicó que tiene la alegría de anunciar que pronto nuestra ciudad tendrá un bonito centro comercial” o “No hay más alegría que sentir que cumplimos nuestro deber”.

El “Reverendo Alegría” es como se conoce en Hispanoamérica a un personaje de la serie animada “Los Simpson”, cuyo nombre original es Timothy Lovejoy, pastor de una rama inexistente de la religión protestante, de la Iglesia de la ciudad de Springfield, hombre de fe, que da sermones aburridos, y está lleno de paradojas.

En el Cine “la ciudad de la alegría” es una película estadounidense (coproducida con Francia y el Reino Unido) de 1992, con título homónimo a la novela del escritor francés Dominique Lapierre. Trata de un médico, que, en medio de una crisis existencial, viaja a la India, y encontrará en la Ciudad de la Alegría, un nuevo sentido para su vida.

En 2018, se estrenó la película española, de género dramático, “Alegría Tristeza”, dirigida por Ibon Cormenzana. El argumento gira en torno a un hecho que afecta al padre, de profesión bombero, que cambia la vida apacible y feliz de una familia.