Concepto de terreno

El origen etimológico de la palabra terreno se encuentra en el latín “terrenus” y su significado es “relativo o relacionado con la tierra”.

Lo terreno desde un punto de vista religioso es lo opuesto a lo celestial o divino. El mundo terreno o terrenal es el que vivenciamos durante nuestra vida a través de nuestros sentidos, cuando comemos, estudiamos, paseamos, compramos cosas, viajamos o trabajamos. En cambio, el mundo celestial es el espiritual que nos conecta con lo divino y se ubica en el más allá, en una dimensión no perceptible de modo sensorial. Ejemplo: “Deja por unos instantes lo terreno y los placeres de este mundo para refugiar tu alma en Dios”.

También se llama terreno al espacio de tierra que se usa para edificar, sembrar, transitar o criar al ganado, que puede ser de propiedad pública o privada: “Compré un terreno para hacer mi casa, pero es de dimensiones pequeñas, por lo cual tendrá pocas habitaciones”, “En este terreno público el estado construirá una plaza”, “El terreno de mi campo me permite cultivar para mis necesidades y para comerciar”, “Se desplazó por el terreno de juego sin perder el balón y logró hacer el gol”, “tras la lluvia el terreno está resbaladizo”, “Voy a desmalezar el terreno para aprovecharlo para hacer actividades al aire libre”, o “Compré un terreno en las afueras de la ciudad para hacer una casa de fin de semana”. Como vemos los terrenos pueden estar construidos o no.

Los terrenos dentro de las ciudades que no están construidos ni cuidados, se denominan baldíos, y son un grave problema para el medio ambiente y la salud pública pues allí suelen albergarse roedores y otras alimañas.
En Geología, un terreno designa un trozo de corteza terrestre bordeado de fallas con un origen distinto e independiente a otros que lo rodean o lo subyacen. Se lo conoce también como litoferoclasto.

Por extensión se dice terreno al objeto o parte de la realidad, que se va a estudiar o sobre el que se va a trabajar, o ya se lo está haciendo: “Mi terreno es la medicina, en eso soy especialista” o “En el terreno de la práctica me muevo mejor que en el de la teoría”.

Cuando alguien quiere lograr un determinado resultado u obtener un favor de alguien y para ello elabora excusas o estrategias se dice que está preparando el terreno.