Concepto de anticiclón

La palabra anticiclón está formada por los siguientes términos de origen griego: “anti”, que equivale a “contra”, preposición que indica que se trata de algo opuesto, y “kyklon”, que expresa la acción de girar; referido a los vientos, que divergen en sentido opuesto a como lo hace un ciclón, puesto que, giran, en sentido de las agujas del reloj en el hemisferio norte, y en sentido contrario, en el hemisferio sur.

Se conoce como anticiclón, al área de alta presión barométrica, en la región central, con relación al aire que lo circunda. es un aire pesado, que, por esa razón tiene tendencia a descender, para expandirse por el área. La presión atmosférica es la fuerza ejercida por la atmósfera sobre la superficie de la Tierra, y sucede un anticiclón cuando esos valores superan los 1013 mb. El anticiclón está caracterizado por reinar un tiempo apacible, seco y estable, con poca formación nubosa, y, por ende, sin lluvias; precediendo en su trayectoria a los ciclones, donde la inestabilidad climática es lo que domina.

Los anticiclones subtropicales, ubicados en las zonas subtropicales del planeta, reconociéndose dentro de ellos, el de los Azores y el del Pacífico, son alargados, persistentes y grandes; mientras que los anticiclones polares, están formados por aire frío, en los inviernos del norte de la Tierra, moviéndose en general, primero hacia el sureste y después al este, hasta que pierden identidad al encontrarse con las calurosas aguas oceánicas, siendo absorbidos por el anticiclón tropical. Un ejemplo de anticiclón subtropical, es el de Santa Elena o del Atlántico Sur, llamado así, pues ocurre en la zona meridional del Océano Atlántico, donde está ubicada la Isla de Santa Elena. Este anticiclón es de posición e intensidad no permanente, formado por el transporte de calor, desde la región ecuatorial, por obra de las células de Hadley, hacia latitudes de unos 30 º en los dos hemisferios. En esta zona, la escasez de vientos, hace que la navegación a vela se vea afectada, debiendo dirigir su rumbo al norte o sur para poder impulsarse.

El anticiclón del Atlántico Norte, provoca inviernos secos, y se lo ubica en medio del mar Cantábrico.

Cuando los valores de presión atmosférica, son bajos, o sea, con valores de menos de 1013 mb. se producen zonas de borrascas. El desplazamiento de las zonas de alta y baja presión es frecuente y son determinantes del tiempo meteorológico.