Concepto de asintomático

La palabra asintomático se compone de términos tomados de la lengua griega: el prefijo privativo “a” sobre el vocablo “syntoma” que se traduce como síntoma, o manifestación externa o señal de la ocurrencia de un fenómeno. A esto se añade el sufijo “tico” que indica que es relativo a otra cosa. Lo asintomático, usada la palabra especialmente en Medicina y Veterinaria, es aquello que se relaciona con la carencia de síntomas, a pesar de que el problema existe.

En las Ciencias Sociales y en la Economía, hay problemas que aparecen escondidos, solapados, y tardan en salir a la luz, y, al hacerlo, frecuentemente ya es muy difícil revertir sus efectos. Por ejemplo: “La sociedad del Antiguo Régimen, vivía una crisis asintomática, escondiéndose la desigualdad social y política, tras un orden impuesto por la autoridad real de modo compulsivo; lo que llevó al estallido de la Revolución Francesa” o “La crisis económica era asintomática, pues estaba disimulada con emisiones monetarias y préstamos internacionales difíciles de pagar”.

En Medicina, en general nos damos cuenta de que nuestro organismo no funciona como corresponde por diversos síntomas o señales: erupciones cutáneas, fiebres, dolores, calambres, etcétera; pero algunas dolencias cursan de modo imperceptible, sin que lo notemos. Se llaman también subclínicas.

Estas enfermedades o infecciones asintomáticas a veces desaparecen de modo espontáneo, aunque algunas luego se manifiestan, siendo preferible detectarlas de modo precoz, con estudios específicos, cuando todavía son asintomáticas para minimizar los efectos negativos.

En algunos casos, como sucede en la hipertensión arterial, el problema se detecta con un simple examen de medir la presión con un tensiómetro, y puede evitar, graves consecuencias, como, por ejemplo, un ACV. En el caso de una infección, puede percibirse a través de un análisis de laboratorio, e impedir que se propague. Otra enfermedad silenciosa o asintomática es la osteoporosis, que se diagnostica por densitometría ósea. Muchas veces el paciente, que no se ha hecho estudios, se entera de que padece esta enfermedad cuando sufre fracturas espontáneas. También podemos mencionar entre estas enfermedades, a la diabetes tipo II o del adulto, que puede desembocar en problemas de visión, dificultades de cicatrización de heridas y gangrenas, detectándose por pruebas de laboratorio; y al cáncer, que muchas veces, recién muestra los síntomas en etapas avanzadas; siendo muy útiles como técnicas de diagnóstico temprano las colonoscopías, las ecografías, y las mamografías, entre otras.

También puede alguien estar asintomático, cuando ha estado enfermo, y se está recuperando, dejando de presentar síntomas.