Concepto de carpelo

La palabra carpelo procede del griego “karpós”, en el sentido de fruto. En Francia, el término fue acuñado como neologismo en la primera mitad del siglo XIX, para hacer referencia a los frutos que proceden de un mismo pistilo (órgano reproductor femenino) que hoy recibe el nombre de gineceo.

El carpelo es la unidad básica del gineceo, estando éste, formado por el conjunto de carpelos; y es el equivalente femenino del androceo, o sea, que se trata del órgano reproductor femenino de las flores que producen las plantas angiospermas (plantas florales).

El carpelo, son hojas modificadas, plegadas sobre sí mismas, que recubren los ovarios de la flor. Angiospermas, significa, justamente, semillas encerradas.

Si el gineceo está integrado por varios carpelos independientes, que conforman otros tantos ovarios, se denomina apocárpico; si están unidos se conoce como sincárpico, y si esa unión ocurre solo en los bordes, es paracárpico.
El carpelo se integra de tres partes, que son: el estigma, el estilo y el ovario. El estigma es la porción superior, papilar y superficial del carpelo, generalmente gruesa, remata el estilo, uno o varios, y si no tiene estilo, el estigma es sésil. A veces su estructura es glandular lo que le permite retener el polen, que contiene, un gameto masculino, cada uno. El estilo, es la parte superior del ovario, que se prolonga a modo de un estilete y lo conecta con el estigma. El número de estilos, se corresponde con la cantidad de carpelos con los que cuente el ovario, aunque a veces, puede ser único. El ovario o megaesporófilo es la célula reproductora femenina, una especie de receptáculo cerrado formado en la base de la hoja carpelar cuando sus bordes se unen, siendo la porción fértil del carpelo. Uno o más carpelos, unidos por sus márgenes lo pueden constituir. En el exterior de esa unión se forma una sutura ventral, e internamente, hay un tejido, la placenta, donde se insertan a través de un cordón, los rudimentos seminales, conteniendo, cada uno, un saco embrionario.

Al formarse las frutas, a veces los carpelos continúan existiendo, creando divisiones internas que contienen las semillas, como sucede con los cítricos.

Buscar otro concepto