Concepto de cicuta

La hierba bienal, Conium maculatum, es la que se conoce como cicuta mayor, y pertenece a la familia de las antes llamadas umbelíferas y hoy denominadas, apiáceas. La planta, que prefiere los ambientes húmedos, ricos en nitrógeno y frescos, es oriunda del continente europeo y del norte africano, pero ha sido introducida en el continente americano, en el asiático y en Oceanía. Puede alcanzar una altura que oscila entre el metro y medio y los dos metros y medio. Sus hojas blandas, de formato triangular, de color verdinegro, tienen un olor fétido, hallándose divididas en gajos elípticos.

Podemos encontrar cicutas, en los bordes de los caminos, orillas de ríos, zanjas y lagunas o en terrenos abandonados. El tallo es estriado y hueco. Sus flores son blancas y pequeñas, y sus semillas son negruzcas y diminutas.

Dentro de los alcaloides que contiene la cicuta, derivados de la piperidina, el más abundante es la coniína, parecido a la nicotina en cuanto a su estructura química y efectos. La persona que ingiere cicuta, comienza con trastornos estomacales, vértigos, dolor de cabeza, hipotermia, y luego sobreviene un efecto paralizante a nivel muscular, lo que genera asfixia, debiendo, para evitar la muerte, darle al paciente respiración artificial hasta que el efecto cese (durante dos o tres días). La dosis letal para un humano, es consumir más de 100 miligramos, presente en unas pocas semillas, raíces y en una porción de unas seis hojas frescas. Las hojas al secarse van perdiendo los alcaloides. El alcaloide más tóxico sin embargo, es la γ-coniceína, pero lo tiene en menor cantidad.

Los conejos y los animales carnívoros pueden ser, por accidente, víctimas de la cicuta, a los que mata cuando la comen. Sin embargo los caballos, las vacas, los burros y los pájaros, parecen resistirlo.

Los seres humanos pueden también consumirla en forma involuntaria, al confundirla con otras hierbas parecidas pero comestibles, por ejemplo, con perejil o con zanahoria.

El jugo de esta hierba, cocinado hasta que tome la consistencia de la miel dura, es un poderosísimo veneno.

El envenenamiento usando cicuta u otras sustancias venenosas, ha sido y es común cuando se quiere cometer un asesinato sin tener que recurrir al uso de armas bancas o de fuego; pero también ha sido usado como medio legal para ejecutar condenados a penas capitales, siendo el caso más conocido, la injusta condena que sufrió el filósofo griego Sócrates, en el año 399 a. C, por haber corrompido a la juventud y descreído los dioses de la polis, según la acusación. Sócrates bebió la cicuta, que era el veneno oficial o de Estado en la sociedad ateniense de la época. Se la proporcionaba mezclaba con opio o zumo de adormidera, para que la muerte sea menos dolorosa.

Hay otra especie de cicuta, llamada menor, también venenosa y muy similar al perejil, aunque de olor desagradable y de color oscuro.

Buscar otro concepto