Concepto de cósmico

Lo cósmico, del griego κοσμικός, y del latín “cosmicus”, es lo que se vincula con el cosmos, que, si bien en una primera acepción se refiere al mundo en general, en un sentido más específico, se relaciona con el espacio exterior.

En el primer sentido, aplicado al universo o a todo lo existente, hablamos, por ejemplo, de Física cósmica, ciencia que estudia, la generalidad de fenómenos físicos que ocurren en la superficie terrestre, entre ellos, los sismos, las mareas, las lluvias o la electricidad atmosférica.

El calendario cósmico, comprime en doce meses, los millones de años de existencia de la Tierra, representado en un día, cuarenta millones de años, siendo, por ejemplo, el primero de enero, el acaecimiento del Big Bang, y el 15 de marzo, la conformación de la Vía Láctea.

Tomando su dimensión estricta, el espacio cósmico interestelar, básicamente, se compone de átomos de hidrógeno, con tendencia a juntarse en parejas, integrando moléculas de hidrógenos; y de helio, cuyos átomos no tienden a juntarse. Ese gas interestelar forma la materia de las estrellas. En menor cantidad, existen entre las estrellas, partículas de polvo cósmico, que miden alrededor de medio micrómetro, de poca densidad, que no contienen ni átomos de hidrógeno ni helio, sino oxígeno, nitrógeno y carbono. El polvo cósmico, puede ser, además de interestelar, interplanetario o intergaláctico, y su origen parece ser, a partir de la explosión de las supernovas.

Los cuerpos cósmicos o materia cósmica, son los cuerpos o materiales que están fuera de nuestro planeta, como en el Sol o el resto de las estrellas, de los que se creía estaban conformados por elementos diferentes a los terrestres, aunque en la actualidad, se sabe que son similares.

La radiación del fondo cósmico o de fondo de microondas, se descubrió en 1965, y es una forma de radiación electromagnética que comprende a todo el universo.

Cuando decimos que algo, tiene, figuradamente, dimensiones cósmicas, queremos significar que es extremadamente grande, gigantesco o inconmensurable, como lo es el universo. Por ejemplo: “Tengo dudas cósmicas sobre mi futuro, no sé qué camino tomar” o “Los errores cósmicos que cometí me sumieron en la angustia”.

En Literatura, el relato cósmico, con protagonistas que viajan por el espacio infinito, o marcianos que llegan de otras galaxias, aparece ya en autores antiguos, cuyas especulaciones imaginarias, en muchos casos, se han convertido en realidad. Modernamente, podemos mencionar, por ejemplo, al escritor estadounidense, Ray Bradbury, autor, entre otras obras de “crónicas marcianas”.