Concepto de hipermetropía

Hipermetropía es una palabra integrada por los siguientes términos de origen griego: ὑπέρ o “hypér”, que indica un exceso; μέτρον o “metron” en el sentido de medida; ωπία (“ōpíā”) que puede traducirse como vista; y el sufijo de cualidad “ia”.

En Oftalmología, la hipermetropía hipeorpia es un defecto de refracción en la visión, que hace que la imagen de los objetos se forme más allá de la retina (por detrás de ella) y no sobre ella como debiera suceder para tener una visión normal, por lo cual es dificultoso para los hipermétropes ver con claridad aquello que está cercano (se observa borroso) no teniendo problemas en general, con la observación a distancia.

Las causales, en general hereditarias, pueden ser que el globo ocular sea corto, o su cristalino y/o su córnea no tengan suficiente potencia visual o presenten formato anormal.

En general, los recién nacidos, muestran este problema, pero es totalmente normal y se denomina hipermetropía fisiológica. Es por falta de desarrollo y se va corrigiendo gradualmente. Solo en algunos casos, persiste y es importante su detección precoz, ya que pueden compensar ese problema con acomodación del cristalino, lo que les permite ver bien, pero les causa síntomas desagradables como vista cansada y dolor de ojos o de cabeza. El cristalino para la visión lejana se aplana de modo inconsciente.

En los adultos de más de 40 años suele confundirse con la presbicia que tiene muy similares características. Puede también combinarse con astigmatismo. Lo contrario a la hipermetropía es la miopía.

No hay posibilidad de prevenirla, pero se corrige con el uso de lentes, que son convergentes, presentando mayor grosor en la zona central que en los bordes, simulando una lupa; o en forma más definitiva con cirugía láser refractiva.