Concepto de naturalización

La naturalización, es el hecho de convertirse en natural, del latín “naturalis”, en referencia al nacimiento, pudiéndose tratar de un extranjero que se convierta en ciudadano de un país en el que no nació; o que algo que es socialmente impuesto, se vea como obra de la naturaleza.

En la mayoría de las legislaciones, cuando una persona nace en un determinado país, adquiere la ciudadanía nativa, por el solo hecho de su nacimiento dentro de los límites del Estado; pero la ciudadanía de otro país, también puede adoptarse, cumpliendo los requisitos que el país elegido requiera, llamándose a esta ciudadanía por naturalización.
Cada país exige los requisitos que considere apropiados, en ejercicio de su soberanía, siendo los más comunes, ser mayor de edad y tener determinados años de residencia en el país, habiendo mantenido buena conducta y estudiado o trabajado honestamente; o haber sido sus ancestros ciudadanos nativos de ese país; o haber contraído enlace con un o una ciudadano/a nativo/a.

En algunos supuestos, para naturalizarse, hay que renunciar a la propia ciudadanía, aunque hay casos en que procede la doble nacionalidad, cuando hay convenios entre los países que la admiten.

La ciudadanía de origen en algunos países es irrenunciable, como en el caso de la Argentina, lo que no implica que no se pueda renunciar a ella si el país en que quiera nacionalizarse lo impone; pero para Argentina, siempre serán considerados ciudadanos argentinos. En México, sí puede renunciarse a la ciudadanía; pero se la puede recuperar con un simple trámite. En países como Bolivia, Cuba, Panamá u Honduras, si se adquiere una nueva ciudadanía, la nativa se pierde definitivamente.

Hay países que son muy restrictivos a la hora de conceder a naturalización, como ocurre en Estados Unidos; cuyos residentes permanentes deben obtener primero la tarjeta verde (Green Card) reuniendo una serie de requisitos, y luego de cinco años, pueden solicitar la naturalización; y también procede para quien tenga un cónyuge estadounidense, para lo cual deben pasar tres años, desde el matrimonio.

En Argentina, es sencillo. Cualquier persona extranjera mayor de edad (desde los 18 años) puede solicitar la carta de ciudadanía a un juez federal, aun sin tener documento ni empleo formal, luego de residir dos años en el país, lo que no es necesario si tiene hijos o cónyuge de nacionalidad argentina. Solo se la denegará si está pendiente un proceso penal; si se le ha privado de su libertad más de tres años, en el último lustro; o ha cometido delitos graves; por desempeñar actividad deshonesta, o por haber atentado contra los valores democráticos.

En Ciencias Sociales, la naturalización consiste en otorgar a ciertos comportamientos sociales, la condición de estar basados en causas naturales, biologizando los hechos sociales. Por ejemplo, cuando se considera que la falta de éxito y progreso en el estudio y trabajo de ciertos sectores sociales, se basa en su genética, que los ha dotado de menores aptitudes intelectuales, sin hacer responsable de este fenómeno a la falta de oportunidades que la sociedad genera para sectores marginados.