Concepto de osteopenia

La palabra osteopenia es un neologismo usado en medicina, integrado por los siguientes términos griegos: “ostéon” que significa “hueso” y “penía” en el sentido de “carencia”. Designa una disminución de la masa ósea, que presenta niveles intermedios entre lo normal y la osteoporosis, en donde la pérdida es mayor, y por ende ya se trata de una enfermedad.

Los huesos constituyen un reservorio cálcico para el cuerpo y sufren continuamente un proceso de formación y de reabsorción siendo la pérdida de masa ósea un proceso que se inicia alrededor de los 35 años. En el crecimiento y desarrollo de los huesos intervienen unas células especializadas, los osteoblastos en cuya formación intervienen tanto la vitamina D como la hormona paratiroidea. Si esta hormona se segrega en exceso, causa hipercalcemia y si es en poca cantidad, hipocalcemia.

Es muy común en especial en las mujeres a partir de la menopausia, y hasta normal, siendo también frecuente la osteoporosis, que ya debe recibir tratamiento, pues puede provocar fracturas, sobre todo de cadera, columna y muñeca, y otros problemas graves. Además de la menopausia, que se caracteriza por la falta de estrógenos, influyen en la fragilidad ósea otras condiciones como los antecedentes familiares, el sedentarismo, la falta de ingesta de calcio y vitamina D, siendo esta última situación agravada si no hay suficiente exposición solar. También puede padecerse desmineralización ósea secundaria, como efecto colateral de ciertas medicinas, como los corticoides; u otras enfermedades, como la insuficiencia renal, el hipertiroidismo, la enfermedad celíaca o la diabetes.

En algunos casos (no siempre) la osteopenia que no logra revertirse se transforma en osteoporosis.

La forma de efectuar un diagnóstico de osteopenia (o de osteoporosis) es con un técnica llamada densitometría. En la osteopenia la T score es de entre -1 y -2,5 de lo que correspondería a huesos “normales”, de personas de 20 años del mismo sexo, que tendrían niveles entre 2 y hasta -1.