Concepto de pedestre

La palabra pedestre, es un adjetivo, que arribó al español, desde el latín “pedestris”, vocablo integrado por “pedís” en el sentido de “pie”, y por el sufijo de pertenencia “estris”. Por ende, pedestre es todo lo relativo o perteneciente al pie.

Como los pies sirven para caminar, todo lo que se hace caminando o a pie, recibe el nombre de pedestre. Caminar es la forma más básica que tenemos las personas para desplazarnos, y la más sencilla, salvo para los que poseen un problema de movilidad o de falta de uno, o ambos, miembros inferiores.

La circulación pedestre o peatonal tiene preferencia, para cruzar la calle por los lugares indicados como senda peatonal, y cuando el semáforo está en rojo; y es la única admitida por las veredas de los pueblos o ciudades.

Realizar caminatas, o sea, desplazarse de modo pedestre, es un modo de cuidar nuestra salud, ya que es bueno para el sistema respiratorio, cardiovascular, óseo y como modo de quemar calorías; y, además, sirve contribuir a no contaminar el medio ambiente, evitando el uso de automotores.

Es común que se organicen competencias de carreras pedestres, de las que se hallan registros muy antiguos, como las que se realizaban en Egipto en el siglo XV antes de nuestra era, tal como consta en la tumba del faraón Amenofis IV. En Grecia, se practicaron desde el siglo VIII antes de Cristo.

En las competencias pedestres, los participantes, deben llegar a la meta en el menor tiempo posible, trotando o corriendo, aventajando a los demás, si desean ganar. Los premios pueden variar, entre galardones o sumas de dinero, aunque a veces es solo un reconocimiento, y muchas veces, poseen un fin solidario. En este último caso, lo importante es intentar llegar a la meta, aunque se llegue un poco más rezagado.

Una segunda acepción, es para calificar a algo o a alguien de vulgar o falto de refinamiento o complejidad. por ejemplo: “Usa un lenguaje pedestre para dirigirse a sus alumnos, y ellos lo encuentran desagradable y poco académico, por lo que sus padres han ido a quejarse al Director” o “Es demasiado pedestre la idea que expuso el científico; y sus colegas, le pidieron un análisis más profundo y exhaustivo, antes de considerar su teoría”.

Por otra parte, “Pedestre” es el título de un poema del poeta argentino Oliverio Girondo (1891-1967) publicado en 1920, donde describe una calle, cuyos elementos aparecen personificados, dándoles vida, en una combinación de acciones poco satisfactorias de una ciudad con mal olor y moralidad decadente. Por último, aparece el vigilante a poner un supuesto orden. Hay una combinación de lo pedestre en sentido de una calle por la que se camina y la vulgaridad de las situaciones.