Concepto de prematuro

La palabra prematuro se originó en el latín “praematurus” vocablo integrado por el prefijo “prae” que significa “antes” y por “maturus” en el sentido de “maduro” o “a término”.

Lo que resulta prematuro es algo que se anticipa, y por ende, aún no está acabado o completo. Puede tratarse de una idea, un proyecto o una obra. Ejemplos: “Es prematuro decir que voy a hacer un viaje cuando termine mi carrera, aunque puede ser una posibilidad que me agrada, pueden pasar muchas cosas hasta que eso suceda e incluso puedo cambiar de idea”, “El médico me dijo que es prematuro darme un diagnóstico, primero quiere ver todos los estudios para estar seguro”, “Es prematuro mostrarte ahora mi proyecto, aún no se entiende en qué consiste, cuando esté más avanzado podrás apreciarlo mejor” o “Saqué la torta prematuramente del horno y por eso aún está cruda”.

En los nacimientos, se dice que se trata de un bebé prematuro cuando aún no se han cumplido las 37 semanas de gestación. Entre la semana 37 y la semana 42 se considera que nació en término. Muchos bebés prematuros mueren y otros presentan alguna discapacidad, especialmente en lugares donde no se cuenta con recursos sanitarios apropiados, ya que requieren muchas veces simular las condiciones intrauterinas en una incubadora. Los problemas de salud que pueda tener el bebé prematuro dependerán directamente del grado de su prematurez. Cuanto más cerca hayan estado de las 37 semanas menor será la gravedad del cuadro. A partir de la semana 35, el riesgo disminuye considerablemente y en general se desarrollarán como niños sanos.

Los partos prematuros, que ocurren en uno de cada diez nacimientos en el mundo, reconocen varias causas, entre las cuales podemos mencionar: si la madre es muy joven (menos de 16 años) o tiene más de 35; la preeclampsia (hipertensión arterial) placenta previa, problemas de mala alimentación de la madre durante el embarazo, útero con anomalías congénitas, cuello uterino con dilatación temprana, embarazos múltiples, antecedentes de parto prematuro, infección urinaria, estrés, etcétera. Muchas causas aún se desconocen. El cigarrillo, el alcohol y las drogas consumidos por la madre en el embarazo puede predisponer al parto prematuro.