Concepto de retoño

La palabra retoño se integra con los siguientes términos que fueron tomados del latín: el prefijo repetitivo “re”, “auctus” que puede traducirse como “crecido”, y el sustantivo “annus” que significa “año”.

Los retoños son los nuevos tallos o vástagos (los tallos son las partes de la planta que sirven de conexión entre sus raíces y hojas, oficiando de medio de transporte de agua y nutrientes y como sostén) que emergen de una planta o los productos que resultan de los últimos cortes efectuados en prados artificiales, de plantas leguminosas. Son llamados también brotes, cuando están aplicados a hojitas nuevas que salen del tallo: También se dice que son retoños otras plantas que se originan de una planta madre, y los pimpollos de las flores.

Los retoños en el sentido de nuevas plantas, se deben separar de la planta original para que tengan sus propios recursos, y no compitan con la madre. Los retoños de las plantas son verdes, y tiernos, pero más frágiles que los demás tallos.

Ejemplos: “Mi planta ha generado un retoño, y lo trasplantaré para que crezca fuerte” o “Los retoños del pasto están asomando con un verdor vivaz y acentuado”.

En sentido metafórico, se habla de retoños aludiendo a las crías humanas en general y específicamente, a las de corta edad, por ejemplo: “Tengo cinco retoños que son la razón de mi vida”, “Espero mi primer retoño para fines de noviembre” o “Soy maestro de veinte retoños de cinco años, y me llenan de alegría”.

En la Biblia, el Mesías aparece en las referencias de Mateo, como el hijo o descendiente del rey David, perteneciendo a su linaje. El propio Jesús afirmó, según se narra en el Apocalipsis de Juan, ser la raíz y el retoño de David.

En Música, el canta autor Luis Alberto Spinetta, tituló “Retoño” a la canción que compuso en el año 2010 como homenaje a las víctimas del trágico accidente ocurrido en la provincia argentina de Santa Fe, donde nueve alumnos del colegio Ecos y una profesora, murieron, mientras se dirigían en una misión solidaria.

En Literatura, “El Retoño” es el título de la novela de Julián Huanay, un escritor peruano, que dedicó a todos los niños del pueblo, y se basó en historias reales. El protagonista es Rumy, un joven que queda huérfano y decide abandonar su pueblo natal para dirigirse a Lima, donde sufrirá maltrato, enfermedades, desamparo y explotación laboral.