Concepto de sabueso

La palabra sabueso nos llegó al español desde el latín “segusius”, a su vez del verbo “segu” que se traduce como “seguir”. Con este nombre se designa a una variedad de perros domésticos, que incluyen varias razas, que tienen la aptitud común de ser cazadores, por poseer capacidad de rastreo a causa de su excelente olfato. Todos tienen el hocico y las orejas largos, pero su color y tamaño son variables. Los hay pequeños, como el Beagle, el pequeño sabueso de Suiza o el Basset; medianos como el Harrier o el sabueso de Bulgaria; o grandes, como el gran sabueso azul de Gascuña o el sabueso polaco.

Se los ha criado desde antiguo con fines de caza, y, si bien pueden cazar solos, a veces lo hacen agrupados en jaurías. El olfato les permite encontrar la presa, a la cual luego persiguen ladrando, lo que alerta a los cazadores para que le disparen o ellos mismos la atrapan, matándola, muchas veces en ese acto.

No son los únicos perros de caza. A ellos se los conoce como de rastreo; también están los lebreles, con una visión muy potente, que hace que divisen a la presa y la persigan a la carrera pues son muy veloces; y los terrier o perros de madriguera, pues se usan para cazar alimañas o los perros de agua, entre otros.

Sin embargo, no solo su función es la de ser cazadores. Muchos de ellos son entrenados para encontrar personas desaparecidas, vivas o muertas; o drogas.

Por extensión, se aplica a la persona que es capaz de descubrir secretos y seguir pistas hasta dar con el objeto o sujetos buscados. Por ejemplo: “Este inspector de policía es un adiestrado sabueso, sabe “oler” pistas para descubrir delitos, donde otros ni las imaginan”.

En Literatura, la obra “El sabueso de los Baskerville” es la tercera novela del escritor británico Arthur Conan Doyle (1859-1930). Su protagonista imaginario creado por Doyle, es el hábil e inteligente detective, Sherlock Holmes, quien deberá hallar al autor de un crimen, habiéndose encontrado las huellas de un sabueso, cercanas al cadáver.

La novela infantil “El zorro y el sabueso” fue escrita en el año 1967, por el estadounidense, Daniel P. Mannix. Relata la historia de un zorro y un perro con sus respectivos dueños. El zorro mata a unos de los perros de un cazador, quien, ayudado por su perro sobreviviente, intenta cazar al zorro. En 1981, “El zorro y el sabueso” fue convertido en un film animado, por Walt Disney Productions, en una versión que combina amistad e instinto, y cambia el final, por uno más feliz, ya que la novela tenía un desenlace trágico.